16 diciembre 2014

El Peronismo surgió al calor de los reclamos populares como herramienta para salvaguardar las soluciones que el pueblo trabajador reclamaba.

En el desarrollo de los pueblos y muy especialmente como el nuestro, donde los trabajadores se esfuerzan diariamente por escapar de la pobreza, de la miseria, de la ignorancia; buscan en el peronismo los valores fundamentales que el General inculco en la sociedad, que les permita una más amplia participación en los frutos de la civilización, “Progreso, Desarrollo y Futuro”, que a su vez los orienten con decisión hacia el pleno desarrollo.

Desde hace ya tiempo se agita en la sociedad Argentina, era de esperar que el afán de cambiarlo todo llegara un día a derramarse desde el campo de la política al terreno. Hubo, hay errores, Diario Peronista, no habla de caudillismo, hablamos de Peronismo, de lo que el general quería para la sociedad, para los trabajadores. De la confianza que tenían los obreros en sí mismos, en el peronismo y la más estrecha cohesión entre ambos, juntamente han determinado y han creado este gran movimiento, “El Justicialismo”.
Perón nos decía,  “hoy el hecho más importante del que todos debemos tomar conciencia es el de que la cuestión social que ha tomado una dimensión mundial, y una de la mejor manera para combatirlo es brindando a los trabajadores todas las herramientas necesarias. Por eso cuál y cuán grande es la importancia de que las cosas se hagan de la forma correcta,  es precisamente para evitar desviaciones  en nuestra coyuntura. Desviaciones que solo perjudican al pueblo peronista.

Así como el sumo ponifice JUAN XXIII dijo: la doctrina de Cristo UNE, en efecto, la tierra con el cielo, ya que considera al hombre completo, alma y cuerpo, inteligencia y voluntad, y le ordena elevar su mente desde las condiciones transitorias de esta vida terrena hasta las alturas de la vida eterna, donde un día ha de gozar de felicidad y de paz imperecederas. El peronismo fue creado por la unión de un pueblo, de un pueblo que trabajo y lucho por un mayor bienestar. La relación que existía, existe y que perdura a través de los años, mas allá de la desaparición física de su fundador, nadie la puede negar, aunque haya algunos que la quieren remplazar. El peronismo es UNIDAD, SOLIDARIDAD Y ORGANIZACIÓN, son valores fundamentales que el creador de nuestro movimiento determino para vencer y superar todas las barreras que se les imponga al pueblo trabajador. Perón decía, para este gobierno, no existe una población industrial y una población campesina, sino una única y autentica población trabajadora, Juan D. Perón. Desde este último punto debemos partir para llegar a la Argentina que todos aspiramos, por lo menos así nos enseño el general.

El peronismo esta para cumplir el mandato de su fundador o sino sácate la camiseta peronista decía el general. En una ocasión Jesucristo dijo: «Yo soy el camino, la verdad y la vida» (Jn 14,6); y en otra: «Yo soy la luz del mundo» (Jn 8,12), al contemplar la multitud hambrienta, exclamó conmovido: «Siento compasión de esta muchedumbre». Desde el punto de vista político Perón y Evita, fueron los primeros en observar la situación que padecía el pueblo trabajador y encontrar una solución acorde a la época, a los tiempos pero siempre con una mirada cristiana, humanista y espiritual. La labor de la recuperación de la escala de magnitudes siempre fue una prioridad en el justicialismo, esto es devolver al hombre su proporción para que posea plena conciencia de que, ante las formas tumultuosas del progreso, sigue siendo portador de buenos valores. Solo así podremos partir de un yo vertical a un ideal de humanidad mejor, suma de individualidades con tendencia a un continuo perfeccionamiento.

Compañeros, el futuro no se adivina, se construye. Por un futuro mejor.
Diario Peronista 2015
Guillermo Ravagni & Carlos Ravagni