30 agosto 2015

Estudiamos profundamente cada uno de los problemas, aunque algunos digan que los consideremos sólo circunstancialmente… Juan Perón

Perón nos decía que frente a cualquier hecho aislado o generalizado que afecte o quiera afectar el normal desenvolvimiento y funcionamiento de la democracia de nuestro país. Él nos aconseja formar una conciencia colectiva sobre los aspectos más destacados de los hechos. Pero nos dice que sólo será posible crear esa conciencia y lograr el equilibrio si, los organismos, instituciones y autoridades que tienen confiada  la misión de velar por: la voluntad del ciudadano, el ordenamiento social y económico, creen las previsiones necesarias para su tranquilidad, progreso y bienestar convirtiéndose en unos verdaderos resortes del estado y defensores del pueblo. Y este fue unos de los principales dilemas de la política de estado del peronismo, que las instituciones formen una valla en defensa de los interés del pueblo, pero no solo basta con la transparencia de nuestras instituciones sino también que nuestro accionar debe ser el correcto. Porque es el único camino para ofrecerle al pueblo la tranquilidad y el bienestar que ellos buscan.

 Cuando se plantean situaciones u ocurren determinados hechos, no es que estamos en contra de o favor de, sino que tratamos por todos los medios de otorgarle al pueblo la mejor solución, para su mayor tranquilidad. Siempre será una solución que tiene como principal beneficiario a todos los argentinos. El General nos decía que muchos de nuestros gobiernos han dejado de ser representantes de todos los ciudadanos para convertirse en representante de otros intereses y esto también sucedió en nuestras organizaciones e instituciones, llevándolo al hombre a una suicida destrucción de valores. Esto no es solo un problema de los argentinos es un problema del mundo. El mundo, vive una etapa de profunda transformación no solamente económica y financiera sino también social, política y de valores. Todavía no se sabe cuál será su resultado final.

Pero los argentinos tenemos un camino que es el Peronismo. Es el que nos permite, que nuestras aspiraciones de construir la Argentina del trabajo, Progreso, Desarrollo y Futuro, no se vean afectadas, ni que tengamos que otorgarle al pueblo grandes sacrificios. Podemos afirmar que nuestro pueblo alienta un anhelo legítimo de grandeza, apoyado en su esfuerzo fecundo y en sus pacíficos afanes. Es por eso que nosotros los peronistas debemos estar siempre con el pie adelante no solo para guiarlo por el camino del amor, respeto y de los valores, sino que además estamos para defender y respetar su voluntad, porque es el pueblo el que decide y es el pueblo el que gobierna.

Nuestra política en todos los aspectos es simple y absolutamente realista. Estudiamos profundamente cada uno de los problemas, aunque algunos digan que los consideremos sólo circunstancialmente. Y está en la transparencia de nuestro accionar las que brindan al pueblo la garantía que ellos necesitan, para que su voluntad y sus sueños no se vean interrumpidos.

Compañeros, tenemos las herramientas, tenemos la guía y tenemos un camino, no adivinemos el futuro, porque el futuro no se adivina, se construye. Construyamos juntos un futuro mejor Diario Peronista.

Por Carlos Ravagni & Guillermo Ravagni