01 mayo 2016

Feliz Día del Trabajador

Esta es una fecha muy especial para todos los trabajadores. El viernes pasado el movimiento obrero ha demostrado un gran avance en materia de unidad y de organización. Dos herramientas fundamentales establecidas por el General Perón, para poder vencer al tiempo y construir el poder, ese poder que representa la clase trabajadora por sí misma. A esto hacía referencia el General, cuando decía  que los trabajadores y sus dirigentes deben mantener incólumes los principios sobre los cuales pusimos la piedra fundamental de una organización que, en la comunidad argentina, representa un modelo y un ejemplo que todos deben imitar.

Como decía Perón, hoy es un día para rendir homenaje a esas organizaciones y a esos dirigentes sabios y prudentes que han mantenido su fuerza orgánica. Compañeros: anhelamos que nuestro movimiento sepa ponerse a tono con el momento que vivimos, como  lo han demostrado hoy los trabajadores principalmente sus dirigentes que han dado un paso muy importante en la vida de sus organizaciones. El justicialismo debe hacer lo mismo y aquellos hombres que quieren servir más a un caudillo que a la Patria no lo queremos dentro de nuestro movimiento.

La clase trabajadora argentina, como columna vertebral de nuestro movimiento, es la que ha de llevar adelante los estandartes de nuestra lucha pero sin perjudicar a nadie. Por esos en este camino se necesita de una alta comprensión por parte de las partes y un modo de operandi, una manera de proceder que permitiera crear valores dentro de nuestra comunidad y no destruirlos. La lucha siempre es una destrucción de valores y en la vida nadie puede mejorar con la destrucción de los valores. La estabilidad viene por un equilibrio y éste viene por un arreglo que a las dos partes satisface. Quizás no todo lo que· se ambiciona, pero si todo lo que se necesita, que es lo importante. Ese equilibrio es lo difícil de establecer. Su ruptura trae las grandes perturbaciones que no son sino la destrucción de los valores y a lo que nadie quiere llegar.

Ya los pueblos no pueden ser felices si se los somete a un sacrificio, porque se rebelan. A eso estamos asistiendo en el mundo actual. ¿Qué es lo que hay que hacer? Hay que suprimir esos sacrificios. Es necesario un esfuerzo, porque sin él nada andaría ni para atrás ni para adelante; pero ese esfuerzo debe ser sin sacrificio, o sea que debe ser realizado con intensidad y capacidad y justamente compensado por los beneficios que acarrea.

Compañeros Feliz Día. Juntos construyamos un futuro mejor, para nuestros hijos y nuestras futuras generaciones. Porque el Futuro no se adivina, se Construye.


Diario Peronista.
Por Carlos Ravagni & Guillermo Ravagni