21 octubre 2014

El peronismo que viene, por Juan D. Perón

El justicialismo la gran obra de Perón. Eva Perón dijo disponemos de una doctrina que se nutre de las mejores reivindicaciones populares. Tenemos un único conductor, genial e insobornable, que ha puesto su vida al servicio del pueblo y de la grandeza de la Nación. Tenemos el mejor pueblo del mundo. Reiteramos ante los ojos de América y del mundo nuestra inquebrantable fe justicialista. Las conquistas sociales, que son el patrimonio de todo el pueblo TRABAJADOR y por cuya progresiva efectividad velan Perón y los descamisados “los trabajadores” abren los amplios senderos que nos conducen al porvenir.

En varias oportunidades brinde cuál es mi concepto, sobre la significación social del descamisado, que es la palanca que encontró el sueño patriótico del general Perón para mover el mundo de injusticias, de negación y de miserias que pesaba sobre los trabajadores argentinos. El descamisado, compañeros, ha dejado de ser elemento de explotación humana para convertirse en factor de PROGRESO, de BIENESTAR. En esto reside su fuerza y su virtud. Su fuerza, porque responde a los imperativos político sociales que valorizan el rol de los trabajadores en la sociedad moderna. Su virtud, porque para los descamisados sus propias reivindicaciones se confunden con la Patria se, encontró a sí misma y mira confiadamente hacia el Porvenir, porque su conductor logro dignificarlo, otorgándole trabajo, bienestar, progreso y futuro… Eva Perón

Tenemos una doctrina, que pueden aceptar todos los argentinos porque tiene caracteres de solución universal y que, incluso, puede ser aplicada como solución humana a la mayor parte de los problemas del mundo.

Como argentino les digo que ha comenzado el tiempo en que para “un argentino no hay nada mejor que otro argentino. Para esto es necesario dialogar y discrepar entre nosotros, pensar de diferente manera y estimar como válidas distintas soluciones, y llegar a la conclusión de que, por encima de los desencuentros, nos pertenece por igual la suerte de la patria, en la que está contenida la suerte de cada uno de nosotros, en su presente y en su porvenir.

Respecto a nuestras instituciones es indudable que durante muchos años las instituciones han ido trastocando sus funciones y paulatinamente degenerando en una dirección que no es ni ha sido la más conveniente para la comunidad. En esto los argentinos tenemos que hablar sin reservas mentales, porque la situación se puede ir compulsando a medida que es posible ir penetrando en los distintos factores y circunstancias que juegan tanto en la situación política como en la social, la económica, la cultural.

El itinerario es inexorable, y tenemos que prepararnos, solo con inteligencia y organización; podremos obtener los resultados esperados, para eso necesitamos seguir estructurando nuestras organizaciones y hacerlas tan poderosas que en el futuro sean invencibles, de esta manera podrán enfrentar y superar cualquier situación adversa.

Nuestra doctrina “el justicialismo” tiene todas las herramientas necesarias para cabalgar el futuro que se avecina. El peronismo que viene tendrá que tener en cuenta todos nuestros conceptos, normas, consejos y advertencias, el camino por recorrer no es fácil, pero con unidad, solidaridad y organización podremos construir la gran argentina a la que todos aspiramos.

El futuro no se adivina, se construye. Por un futuro mejor.
Diario Peronista
Guillermo Ravagni & Carlos Ravagni