21 noviembre 2014

Perón nos revelo el camino por donde debemos transitar los argentinos…

Hablar del verdadero peronismo, para algunos es hablar de historia, para nosotros los justicialistas es una herramienta poderosa más si se la utiliza de la manera correcta. El general entrego a este país los mejores años de su vida, se encargo de crear una doctrina, un pensamiento que ha trascendido la frontera del tiempo. Perón nos revelo el camino por donde debemos transitar los argentinos para alcanzar y llegar a la Argentina que todos aspiramos, una Argentina de Trabajo, Progreso, Desarrollo, con una sociedad culta, con buenos valores, morales, cristianos y espirituales.

Indudablemente algunos comprenden muy poco al justicialismo. Evita nos predijo en una de sus clases en la Escuela Superior Peronista “existen desde el punto de vista de su relación con la historia, varias clases de hombres, hombres comunes y mediocres, hombres superiores y hombres extraordinarios. En esta clasificación no tiene nada que ver, ni el origen, ni la clase social, ni la cultura”. Así como existen hombres mediocres y comunes entre los cultos, existen hombres superiores entre los humildes. Solo los trabajadores lo han comprendido a Perón como no lo han comprendido lo que se creían cultos. Con eso queda demostrado que los trabajadores son hombres superiores. Y esto ha sucedido en el Justicialismo, hay “dirigentes” que todavía no comprenden la esencia del Peronismo.

Muchos se han rasgado su vestidura cuando un trabajador dijo que su patria era donde ganaba el pan y quién sabe si ese trabajador a lo mejor tenía razón. Pero yo no me azore cuando escuche una exclamación de ese orden pero si lo que trate es de ponerle remedio, por dos motivos uno para que la argentina pudiera ofrecerles, a aquellos hombres a quienes la fortuna había abandonado desde niños, trabajo y futuro para que pudieran ser cada día más felices y tener una vida mucho más digna. El otro motivo es para que en nuestra querida argentina, no existan más niños en tales condiciones, porque el futuro y la grandeza de la Patria le pertenecen a ellos. Esta es la Argentina que dejamos y queremos seguir dejando a las futuras generaciones, a los niños, a los jóvenes, es una Patria en cuyo seno solo existen una sola clase de argentinos, los que trabajan y un solo privilegio los niños.

Para que en el futuro siga persistiendo estos ideales es necesario grabar profundamente en la mente y en el corazón de cada peronista el aserto de nuestra acción partidaria, la política es solo un medio que nos pone en posesión de una posibilidad y esa posibilidad es siempre una acción solamente objetiva: hacer el bien de la patria. Nosotros no pensamos como los antiguos políticos que hacían girar el mundo alrededor de la próxima elección, por lo menos así lo pienso yo. Para nosotros la elección es un acto intermedio, el acto final es la obra, es el trabajo, sacrificio que debemos realizar los peronistas con la más alta dosis de abnegación, para que mediante nuestro esfuerzo pueda construirse una escalera interminable por la cual ascienda el pueblo hacia la felicidad. Utilizando como único medio de comunicación política la sinceridad.

Además existen unas series de valores y características que todo conductor debe tener lealtad, dignidad y sinceridad, el conductor debe tener profundamente grabado en su alma, el amor al pueblo y a la Patria, porque esa es la base para que el tenga en su alma un sentido perfecto de la justicia. No sirve solo conocer hay que sentir, porque en sus manos está el saber discernir, los honores y la dignidad, como decía Aristóteles: “La dignidad no está en los honores que se reciben sino en los honores que se merecen”.

Llegará el día en que todos los trabajadores comprenderán bien el valor de mis palabras. Pobre de ellos si, dejándose desviar por los intereses partidarios o personales de los politiqueros, prestan oídos sordos a su canto de sirena. Compañeros, el futuro no se adivina, el futuro se construye. Por un futuro mejor.
Diario Peronista
Guillermo Ravagni & Carlos Ravagni