27 septiembre 2014

Como crear un futuro seguro… Juan D. Perón

El futuro del país se asegura partiendo de tres premisas, primero con honradez política, luego con honradez económica, estos factores forman parte de nuestra cultura y conducta. Cultura y conducta que ha de partir del seno familiar, “la familia debe ser la primera escuela en el ciclo educativo nacional para el niño, a su vez la escuela debe ser un hogar para la niñez y la juventud. Los padres deben ser maestros de sus hijos. Los maestros deben ser un poco padres de sus alumnos, y nosotros debemos ser los ejemplos para la sociedad, y para las futuras generaciones. Por eso siempre hemos marchado bajo la advocación de principios terminantes y bien definidos que mi gobierno se esforzó en robustecer y en afianzar con el objetivo de que el pueblo argentino pueda ostentar orgullosamente una ejemplar línea de conducta en el plano nacional e internacional cumpliendo con nuestros compromisos y manteniendo una conducta moral intachable “mejor que decir es hacer y mejor que prometer realizar”. Por último con una equitativa distribución de las riquezas, generando de esta manera bienestar, equilibrio y estabilidad entre todas las provincias y a su vez para todos los argentinos. 

Para llegar al bienestar, el camino es crear las bases económicas sobre las que ha de sustentarse la justicia social. Para esto debemos generar un plan, este plan no es nada más que un plan económico-social, dirigido al desarrollo de mayor riqueza para una participación más justa entre todos los que trabajan y esto es lo que ha hecho el justicialismo.

Siempre he creído que toda acción para ser noble ha de estar asentada en un ideal. Tal vez las actividades privadas pueden inspirarse en otras motivaciones. Para mi gobernar consiste en buscar los medios para lograr el bien público, no cabe duda de que la determinación de tan alta finalidad no es posible sin el acicate de la ilusión. Mi gran ilusión, lo he dicho reiteradamente, es el engrandecimiento de la Nación. Para ello debemos cumplir la consigna de producir, producir, producir, es el único camino hacia el progreso y unidos racionalmente a nuestra riqueza agropecuaria hará la grandeza argentina. 

Pero esto no sería posible sin el vigoroso empuje de los trabajadores que fue y será siempre el motor principal de nuestra gran nación. Repasemos un poco los resultados de nuestro plan económico-social, no había mendigos, no había indigentes, no había desocupados, no había ollas populares, no había inflación, no se mendigaba comida, pero lo que si había era trabajo, estabilidad, bienestar y progreso para todos los trabajadores. 

No es menos cierto que los resultados se debieron a nuestra doctrina, que, dentro de un orden de valores, morales, cristianos y espirituales asignamos y elevamos la dignidad del hombre, logrando a que él logre sus altos destinos en una sociedad organizada con justicia. Principios subsidiarios de aquellos fundamentales son también en nuestra doctrina, el afianzamiento de las libertades fundamentales de las instituciones y de los ciudadanos dentro del respeto y acatamiento de la ley y el fundamento ético de todas las actividades. Logrando de esta manera el respeto de y por los ciudadanos y por las instituciones políticas y religiosas.

Compañeros el futuro no se adivina, se construye. Construyamos juntos un futuro mejor.

Diario Peronista
Guillermo Ravagni & Carlos Ravagni