17 junio 2016

“El Peronismo del General”

Dentro de nuestro movimiento desde su surgimiento, hasta hoy en día, tenemos todos tipos de clases de hombres, los que usurpan el nombre para conveniencia política, económica y de poder, de esto sí que hay porque de lo contrario no estarían, nuestro partido y el país como está. Estos son los denominados infiltrados, algunos creerán que no son tantos, tienen razón. “Un frasco de tinta no puede teñir el océano”. Pero el poder financiero de estos grupos es tal -deberíamos preguntarles de donde proviene-, además el inflamiento de la prensa durante la última década, hizo que pareciera algo serio.

Por otro lado hay algunos que otros que lo utilizan para intentar dejar mal parado a nuestro partido, cuya única finalidad es la destrucción. Pero también tenemos buenas personas que honran el buen nombre del general y de nuestro partido, que solo buscan el bien común.

Perón y Evita fueron únicos, para la historia de nuestra Nación y de la humanidad. Hoy los únicos que los honran, son los trabajadores y los hombres humildes con ansias de progresar y de poder disfrutar de los placeres, en esta vida. Es con ellos donde debe estar el verdadero peronismo. Perón siempre intento y en parte logro el achicamiento de la brecha entre ricos y pobres, logrando una mayor y mejor distribución de la riqueza. Además le otorgó al trabajador todas las herramientas para que este hombre sea un trabajador, culto, profesional, con valores y con un muy buen salario que le permitió poder disfrutar de los placeres de la vida y planificar un futuro para su familia.

Observemos hoy en día la realidad que viene padeciendo el trabajador, inflación, impuesto a la ganancia, pérdida del poder adquisitivo “porque todos sabemos que mientras la inflación sube por el ascensor, el salario del trabajador sube por las escaleras y nadie hace nada o mejor dicho hacen las cosas a medias para quedar bien con Dios y con el diablo”, provocando una disminución de su capacidad de ahorro y mucho más impuestos, el 60% del ingreso de una persona que trabaja va a parar en impuestos y esto hay que revertirlo, porque los trabajadores son la principal fuerza motriz de una nación.

Cuando “Cambiemos” le ofreció una alternativa distinta al pueblo argentino, el pueblo pensó que sus primeras decisiones  iban a ser para revertir la situación que venía padeciendo por décadas los trabajadores y la sociedad en su conjunto. Pasaron seis meses y todo apunta a que sus decisiones políticas y económicas  globales solo benefician aquellos sectores que lo apoyaron económicamente en su campaña presidencial. Primero devaluación, quita de impuestos, tarifazos y más inflación y promesas incumplidas como por ejemplo que los precios iban a retrotraerse en el tiempo, al contrario algunos productos aumentaron más del 50%, dándole otro golpe muy duro a la clase trabajadora y también a la clase humilde.

Resumiendo y para ver más claro, respecto a los infiltrados solo es una cuestión de tiempo para que salgan a la luz sus verdaderas intensiones, por eso nunca lo nombramos. Pero lamentamos que sucedan actos ilícitos con la imagen de nuestro movimiento. Pero los que lo cometen son estafadores. No son auténticos, son peronistas falsificados que trabajan y trabajaron aprovechándose de su lugar de servicio a la comunidad, sirviéndose a su propio interés.

Pero llego el momento y hoy estamos frente a una alternativa constructiva, esto es por supuesto si deseamos y anhelamos la reconstrucción del justicialismo y que de una vez por toda actué bajo los principios establecidos, por la cual todo el pueblo y principalmente los trabajadores se han encolumnado detrás del justicialismo estableciendo sus bases como norma principal. Es verdad los tiempos son otros, pero los principios son los que perduran en el tiempo, solo cambia el modo y la manera de ver y hacer las cosas.

Les recuerdo cuando el general empezó hacer la revolución constructiva en beneficio de los trabajadores lo hizo solo y desde un pequeño rincón. No hablamos de golpe, porque eso es como ir: en contra del ciudadano que ha elegido a su representante de forma democrática, y de los intereses como Nación principalmente porque en este sentido debemos dar siempre pasos hacia adelante. Hoy nuestra posición debe ser de fiscal, defender los intereses de los trabajadores, nuestras organizaciones deben unificarse para tirar la soga todos desde un mismo lado, nuestros jubilados también deben sumarse porque fueron los más perjudicados en estos últimos 12 meses, disminuyendo su poder adquisitivo, observemos los números reales y legales en agosto del 2015 recibieron apenas un incremento del 12.5% y en  marzo de 2016 tan solo de 15.3% haciendo un total de 27.8%, mientras que la inflación de los últimos 12 meses supera el 43%, ni hablar si sumamos los porcentaje de inflación estimados para Julio y Agosto,  haría un total 50% inflación y estaríamos frente a casi el 50% de la disminución de su sueldo una falta de RESPETO TOTAL,  a todos estos hombres y mujeres que pusieron el hombro en varias ocasiones de la vida para sacar este país hacia adelante, mientras otros huían del país como ratas sacando su capital, estos hombres y mujeres se quedaron porque soñaban que un país mejor era posible, porque con amor, esfuerzo y voluntad todo se puede. Les recuerdo a los gobernantes que no fueron ellos los causantes de la mala administración de los fondos públicos y de las distintas crisis que padeció el país durante su vida democrática.

Compañeros es hora de decir acá estamos, debemos unirnos, debemos unificar nuestras centrales obreras, debemos sumar esfuerzos para que el pueblo sea escuchado, sin unidad y organización no hay poder decía el general. Por un pueblo, por un justicialismo unido y organizado, todo se puede. Compañeros el futuro no se adivina, se “construye”.

Diario Peronista