30 octubre 2016

Clases de Peronismo...

El Peronismo es un movimiento renovador, que transforma la vida de las personas, es un movimiento trasgeneracional que no es de Derecha, ni tampoco lo es Izquierda, cuya columna vertebral son los trabajadores. La posición del justicialismo siempre fue y deberá seguir siendo una posición centrista que actúa dependiendo los hechos y las circunstancias pero con la finalidad de buscar y lograr ese equilibrio que es indispensable en todos los aspectos tanto en la vida política de un país, como en la sociedad misma. Esto es por supuesto si queremos avanzar hacia el progreso, desarrollo y futuro de la Argentina.

Lo que sucede en nuestro país es que existe una gran grieta tanto en el partido como en la sociedad que el justicialismo de hoy deberá  afrontar ese gran desafío para poder construir y mirar hacia adelante. Todos sabemos que después del desenmascaramiento del  General hacia el sector denominado Peronismo de Izquierda “Montoneros” y haberlos desafilado del justicialismo, solicitándoles que se sacaran la camiseta peronista, genero esa gran brecha entre compañeros que a su vez se convirtió en una rajadura que luego con la desaparición física del General y el correr de los años no hubo retorno atrás y no pudo arreglarse.
Hasta el año de la asunción de Nestor Kirchner todos pensaban que esa grieta había sido subsanada por el tiempo, olvidada y enterrada en el pasado. El general al respecto nos decía que era indispensable olvidar para poder construir. Aceptando esa gran enseñanza todos los compañeros tomaron o veían la elección del 2003 simplemente como una competencia leal entre compañeros pero con diferentes visiones y proyectos de país.

Tanto Nestor como Cristina tuvieron en sus manos debido a su pasado o sentimiento o identificación hacia la Agrupación Montoneros la posibilidad de construir un justicialismo unido y equilibrado por llamarlo de cierta manera. Pero lamentablemente la grieta a la que hacemos referencia se intensifico con los 12 años de gobierno Kirchnerista, volcando todo el accionar de su política hacia el sector que los vio nacer, sabiendo perfectamente que la doctrina justicialista no es sectaria ni excluyente.

El hombre debe ser injusto con su pasado si quiere construir un futuro esplendoroso, para su país, para su partido y para su familia. Pero simplemente los compañeros tomaron el camino del revanchismo por lo que les hizo el general Perón a sus compañeros “Kunkel, Garre, Medina, Moreno y otros” porque ellos recién se iniciaban en la política.  Por cuestiones de poder Nestor y Cristina hacían 2 cosas a la vez en primer lugar se autodenominaban la renovación del peronismo  (ellos quisieron sembrar esta idea en la sociedad y en el movimiento), pero que a su vez en todo momento aportaban hacia la proscripción del justicialismo, con la única finalidad de que el PJ pasará  a ser Frente para la victoria. Es por eso que ellos en sus discursos poco y nada lo nombraban al general Perón y pocas veces cantaban la marcha peronista y esto saben que fue así  lo que estuvieron presentes en varios de sus actos.

Alejémonos un poco y observemos el pasado kirchnerista, nos daremos cuenta que todo el accionar de su política esta más identificada con el pensamiento de esta agrupación y el accionar comunista.  Cosa que Perón siempre dijo que el Justicialismo no era ni comunista, ni capitalista, sino justicialista. Nosotros comprendemos perfectamente bien que existen muchos compañeros que se sienten identificados con el modelo kirchnerista, lo respetamos. Pero el justicialismo, hoy tiene que ir mucho más allá, tiene una ardua tarea por delante que es levantar la imagen de Perón, reconstruir a su Partido, el Partido Justicialista.
Es por eso que hoy el Justicialismo o mejor dicho los dirigentes están dejando pasar un poco el tiempo a este gobierno. En primer lugar porque no es un ente desestabilizador y siempre aporto a la fortificación de nuestro sistema democrático. En segundo lugar están esperando el accionar de la justicia y que el peso de la ley recaiga sobre aquellas personas que utilizaron el nombre de Perón y Evita para enriquecerse, cometiendo grandes actos de corrupción y que tanto la sociedad y los compañeros ya no se pueden hacer la vista gorda, justificando el accionar de estas personas diciendo que corrupción siempre hubo, basta que me vaya bien a mí que hagan lo que quieran. Este pensamiento debemos erradicarlo de nuestra sociedad. Si queremos un futuro para nuestros hijos.

De esta manera el justicialismo logrará limpiarse un poco de estos personajes que tanto daño hicieron a nuestra sociedad y al peronismo para luego encarar con fuerza y nuevas caras la gran tarea que tienen por delante. Que es lograr la unidad y el equilibrio del Partido Justicialista, que es la institución que nos dejo Juan Domingo Perón para que su doctrina quede plasmada institucionalmente en el tiempo y que a través de la misma pueda construirse el poder para seguir construyendo la Argentina del Progreso, Desarrollo y Futuro.
Compañeros la Argentina Justicialista, es una Argentina, de Valores, de Respeto a Dios sobre todas las cosas, a las instituciones, a la Patria. Construyamos juntos un futuro mejor, para nuestros hijos, para los jóvenes de hoy y para la futura generaciones de Argentinos. El Futuro no se adivina, se construye. Diario Peronista.

Por Carlos Ravagni & Guillermo Ravagni