05 abril 2014

La Inseguridad y la Justicia

La escasa seguridad, el deterioro de la justicia, problemática que pareciera para algunos: una falsa sensación de falta de seguridad, inventadas por los medios nacionales como motivo de desestabilización e incrementadas por sectores opositores al gobierno y para otros, una ausencia total por parte del estado en brindarles al pueblo alguna alternativa de solución.

Ambos cuestiones resuenan por los pasillos de ambas cámaras y es tema de debate en las calles y en los encuentros familiares. Para la mayoría de las personas son temas de alta prioridad.

Desde el punto de vista Peronista, es importante que ya sea el gobierno municipal, provincial o nacional piense y trabaje por lo que la gente piensa y siente, cuáles son sus prioridades. Si el lema de Perón es “El Pueblo siempre tiene la razón y la vida de un argentino y trabajador honrado vale mas que la vida de un delincuente”, seamos o no peronista es necesario otorgarle a la sociedad una respuesta inmediata a sus reclamos.

La sociedad como el gobierno maneja dos hipótesis, una de ella es el tema de los derechos humanos, tema prioritario por parte del gobierno y que el mismo a avanzado mucho en esta materia a nivel mundial. Ahora, la sociedad, que se ve afectada por estos actos vandálicos, dice en donde están sus derechos, si hablamos tanto de derechos humanos porque nosotros gente trabajadora debemos vivir encerrados como si fuéramos los delincuentes. Si son ellos los que tienen que estar tras las rejas hasta ser rehabilitados. En esto tienen totalmente la razón de opinar de esta manera.

La otra hipótesis es darle la autoridad y el apoyo de las leyes a los que tienen que bregar por la seguridad ciudadana. Que en la actualidad, tanto los jueces como los policías se encuentran atados de las manos, por las instituciones y leyes de los derechos humanos. Este es un tema de discusión, porque lo primero que sale al ruedo es el tema de “catillo fácil” si le damos el poder a quien debe bregar por nuestra integridad.

Ahora, pregunto, como quieren que los policías salgan a las calles y den un servicio eficiente y si ellos no tienen respaldo? Aclaramos, esto no quiere decir que debe existir el Catillo fácil y los abusos excesivos. Volviendo al tema, que tipo de respaldo estamos hablando. En primer lugar, todos sabemos que es el delincuente el que debe disparar primero y no el policía. Segundo en ocasiones la policía no interviene inmediatamente a nuestros llamados, por una simple razón, si intervienen inmediatamente y lo detienen al delincuente. El delincuente o la persona apresada buscara por todos los medios que tenga a su alcance, en denunciar al policía o al asaltado con simplemente su palabra o la de dos testigos diciendo al juez que sus derechos humanos fueron violados y tratar de quedar o salir bien de esa situación que el mismo origino.

Esta es una estrategia implementada en los últimos años por la gran mayoría de los que se dedican a delinquir. Y a esto después debemos sumarles las opiniones de los familiares que sus hijos son todos santos. Los únicos santos que conozco son los que se dedicaron a predicar la palabra de Dios y brindaron buenas acciones a la sociedad. Además también tenemos la pueblada en contra de la policía. Que solamente intenta cumplir con su deber.

Lo que la gran mayoría de la sociedad no sabe, que es lo que va suceder con el policía o los policías que actuaron en dicho pleito o acto y que lo hicieron bajo su deber. Es que ese policía al tener un sumario de esas características en su legajo, él no podrá ascender por el término de uno o dos años e incluso puede ser traslado a otra localidad o en peor de los casos puede ser despedido de su cargo.

Aquí hay dos familias trabajadoras perjudicadas, la familia del policía que tendrá que ajustar su economía por el termino de dos años con una inflación del 25% anual, esto equivaldría a una reducción de su salario del 50%. Si es trasladado, en el caso que tenga hijos menores estaríamos frente a un trauma psicológico en los niños porque tendrán que abandonar a todos sus compañeritos de la escuela que seguramente son los mismos del jardín maternal.

La otra familia perjudicada es la asaltada, que tendrá que recurrir conjuntamente con toda su familia a psicólogos para poder, no digo olvidar, sino poder descansar tranquilo tras una jornada de trabajo. Que es lo que todo trabajador se merece. Vivir dignamente en una sociedad justa y soberana.

En palabras de Perón: la falta de seguridad y de justicia en la sociedad sea o no una sensación, en parte ha incurrido en la destrucción del hombre, y esto es lo más grave que le puede suceder a un país. Porque lo destruye por dentro, comienza por la moral, que es la fuerza motriz que lo va a impulsar para la realización de un futuro mejor, luego el hombre empieza a abandonar sus buenas costumbres llegando al punto de realizar justicia por manos propias. A la delincuencia hay que terminarla y terminarla a través de estructuras que no permitan que tales delincuencias puedan proliferar. Juan D. Perón

También No nos olvidemos que estos delincuentes alguna vez fueron niños y tuvieron sueños que iban a hacer gente de bien, sueños que fueron arrebatos un 50% por un estado ausente o que no supo luchar o lo hizo a medias por su futuro. El otro 50% le corresponde a la persona quien debe poner esfuerzo, voluntad y perseverancia. La gran mayoría elige el camino, no se si es el camino más fácil, pero seguro es la ruta más cercana. Esto no lo justifica de sus actos pero el Centro de rehabilitación les da la oportunidad que no tuvieron, depende ya de ellos mismo seguir o no por el mismo camino.

Todos los argentinos nos merecemos vivir en una sociedad libre, segura, pero respetándonos unos a otros, donde el derecho de uno termina donde comienza el derecho del otro. Donde las leyes son respetadas y los encargados de bregar por nosotros lo sean también.

Diario Peronista