22 abril 2014

“LOS OTROS”

Un llamado a la reflexión, se acerca el 2015, es poco y mucho tiempo a la vez, depende del punto de vista de cómo lo observamos y percibimos este futuro inmediato, pero nunca es tarde para tomar una decisión, mas si en nuestras manos está el futuro y en particular el de la normalización de nuestro movimiento.

Los Peronistas hoy tenemos  dos opciones, hacer la vista gorda o tomar la iniciativa de hacer escuchar nuestras voces, porque al movimiento no lo forman unos que otros, sino la gran mayoría de los compañeros.

Cuando decidimos hablar y hacer escuchar (ustedes, nosotros) nuestras voces sobre peronismo,  los otros (traidores, usurpadores,) inmediatamente se sienten tocados y dicen cada barbaridad que sus palabras no resisten el menor de los análisis. Ellos siempre se encuentran en offside, por una simple y sencilla razón no son peronistas. Evita decía, nadie se hará justicialista, si primero no es peronista y para ser peronista lo primero es querer a Perón. Y esta última frase a muchos no le encuadra, ¿Por qué será?...

Hoy necesitamos Peronistas de alma, dispuestos a encaminar a nuestro movimiento, acatando las órdenes y las reglas de Perón. No concibo al justicialismo sin Perón, esta es una frase clara y bien profunda que utilizo Evita, en una de las primeras charlas en la Escuela Superior Peronista. No decimos esto, para buscar enfrentamientos con los OTROS, solamente se busca transcribir y transmitir a los jóvenes los mensajes de Perón.

Esta es una buena noticia, vieja pero con vigencia, el justicialismo siempre vencerá a los hombres y al tiempo, por mucho que quieran proscribirlo. El peronismo en su historia de vida atravesó numerosas crisis y el tiempo se encargo de demostrar a los argentinos la verdad de los acontecimientos y la verdadera cara de los traidores.

No es hora de reproches. Es momento de decidir qué camino tomar, el de los traidores o el de los verdaderos peronistas. Fue mucho lo que hizo el general por la gran mayoría de los argentinos, y es hora de devolverle un poco, siendo buenos peronistas. Es claro que entre los otros y algunos pocos que se dicen peronistas entienden perfectamente la magnitud del problema que ocasionaría dentro y fuera del peronismo si logramos la normalización de nuestro partido, que es la base para vencer al tiempo.

Perón nos decía: Nosotros podemos tener una absoluta seguridad de que si nuestros dirigentes de la conducción asimilan las enseñanzas, esos tontos o los otros no tendrán más cabida en ninguna parte. Por eso siempre debemos poner al frente hombres con buenos valores morales, porque en el hombre, lo más importante es que sea bueno. Si ese hombre es bueno, hay que darles todas las armas y si es malo hay que quitárselas, porque no servirán sino para hacer daños a sus semejantes. El que anhela la libertad y la JUSTICIA, es menester que se dedique a imponerlas y no esperarlas de los que nunca fueron ni libres ni justos. Juan D. Perón

Diario Peronista