12 julio 2014

20 Verdades * 20 Principios

El peronismo solo se defiende con las 20 verdades del Justicialismo, verdades que conforman la doctrina nacional y popular. Sin ella no luchamos.

La doctrina peronista está formada por 20 principios que brindan al hombre una orientación, de cómo enfrentar y solucionar los problemas cotidianos. No constituyen reglas fijas y tampoco se encuentra atado a nada pero si en cambio estos principios establecen al hombre una orientación determinada, que siguiendo una doctrina, lo que logra es una orientación espiritual necesaria para encarar y resolver las cuestiones
de la vida en un solo sentido, aunque esto requiera de un amplio campo de estudio y acción para solucionarlos.

Las doctrinas no se estudian para aprendérselas, se estudian como la gimnasia, para ser más sabios en todas las ocasiones y poder desenvolverte en la vida con mayor facilidad, responsabilidad y respeto. Y el hombre debe practicarlo en forma activa y permanente, no en forma de conferencia. A la doctrina hay que trabajarla diariamente, pero también es indispensable aplicar el criterio propio en cada situación particular, porque es el criterio el que va a servir y no el principio porque el objetivo de este ultimo es, el hombre adopte una posición frente a las cuestiones que le plantea la vida. Por lo tanto no hace otra cosa, que señalarle, indicarle, demostrarle en el sentido que deben ser dirigidos su pensar, sentir y obrar.

Perón establece “un gobierno sin doctrina es un cuerpo sin alma”. El peronismo tiene su propia doctrina, política, económica y social “El Justicialismo” Esto significa que el peronismo constituye todo un sistema de vida, determina el sentido en que debe desenvolverse la vida del hombre dentro de la comunidad. De Aquí nace “El Justicialismo es una nueva filosofía de vida, simple, practica, popular, profundamente humanista y cristiana.

Pero nada se puede hacer sin justicia social, la justicia social representa la base de nuestro movimiento. Así lo establece la Verdad XVII que expresa que el justicialismo realiza la justicia social, que da a cada persona su derecho en función social. La justicia social es por lo tanto, el principio básico sobre el cual se apoyan todos los demás principios que conjuntamente configuran la Doctrina Social Peronista.

Es nuestro deber y objetivo mantenerla al día a la doctrina, haciéndolas evolucionar y de esta manera evitamos que la doctrina se convierta en anacronismo con el correr de los años, “a fuerza de no evolucionar y no adaptarse a las nuevas necesidades. Porque las doctrinas no son eternas sino en sus grandes principios, por ello es necesario ir adaptándolos, a los tiempos, al progreso y a las necesidades. J.D. Perón

Diario Peronista