05 julio 2014

A 40 años de la desaparición física de nuestro gran líder “El General Juan Domingo Perón”...

Esta semana se cumplió 40 años de la desaparición física de nuestro gran líder “El General Juan Domingo Perón”, han pasado muchos gobiernos en estos 40 años y muy poco se ha hecho por el pueblo argentino. Esto se debe a que han dedicado la mayor parte del tiempo a destruir lo que hizo el otro sin importarle el sufrimiento del pueblo. Ya sea por egoísmo, envidia, o querer ser mejor que el otro, o el deseo de convertirse en un martire. Verdaderamente se han olvidado de que en sus espaldas llevan el futuro, la prosperidad y el bienestar de los millones de argentinos, que en las elecciones ya sea presidenciales, provinciales o municipales confiaron en ellos, aportando con su voto y pensando que un futuro mejor puede ser posible.

Perón fue un gran hombre que supo prever los grandes acontecimientos de la historia y su misión fue preparar al argentino, mental, cultural, espiritual y profesionalmente, en otras palabras, de la mejor manera posible para que los hechos o las circunstancias no los tomen por sorpresa.

El mundo sigue su evolución natural, igual que ayer, y los grandes consejos de Perón quedaron para algunos o la gran mayoría que dicen ser peronistas, en el cajón de los grandes recuerdos. Qué lejos están del verdadero significado de la palabra PERONISTA.

Esto no significa que uno está a favor o en contra de otros, muchachos esto decía el general, “he afirmado, que la República Argentina ha de iniciar una nueva escuela filosófica, pero una filosofía integral, esto porque, porque todo movimiento que quiere introducir modificaciones de fondo en la estructura social del país, debe tener una solida justificación filosófica”. Por medio de las filosofías piensan las sociedades y ven los pueblos. El argentino piensa en su situación general y luego empieza a comparar. Cuando empieza las comparaciones, empiezan a cambiar los conceptos, aparecen nuevas banderas, lo que antes era malo, ahora es bueno y viceversa, cambia todo, las aspiraciones, las perspectivas de desenvolvimiento, y luego el pueblo queda atrapado por estas corrientes que deciden las situaciones de ellos”.

Que es lo que debemos hacer hoy los argentinos y los peronistas a 40 años de la muerte de Perón: ¿Colgar un cuadro y recordarlo como un gran presidente como hace la mayoría? ¿Cuándo llega la fecha hacerle un simple homenaje? o ¿tomar sus libros, discursos y analizar su verdadero pensamiento? La mayoría de los peronistas toman las dos primeras opciones y se llenan la boca de Perón y Evita y no hacen nada o muy poco lo que hacen por los argentinos.

Esto es lo que debemos traer en la actualidad, hablar del verdadero peronismo, debatir sobre nuestro futuro y el de futuras generaciones, tomar e implementar los grandes conceptos que tenía el general y hacer definitivamente lo que quería hacer el general por y para su pueblo. Un gobierno que esté dispuesto a elevar el nivel cultural de sus trabajadores, llevar sus niveles de vida a lo más alto, prepararlos profesionalmente ya sea en su oficio y/o profesión. Encaminar a las familias por los caminos de los valores, morales, cristianos y espirituales. Con respecto a los niños, educarlos, orientarlos y ayudarlos a ser grandes hombres, porque el futuro es de ellos, pero su presente está en nuestras manos y es hoy hacer algo por ellos.

Ese es nuestro objetivo como peronista, esto lo que podemos hacer por Perón, esta es la mejor manera para recordarlo, con acciones y no con palabras, porque peronismo es: “mejor que decir es hacer” Juan D. Perón y los argentinos estamos cansados de estos que se llenan la boca de Perón y luego se lavan las manos.

40 años pasaron, pero nunca es tarde para empezar hacer las cosas correctas, las cosas se hacen paso a paso, pero ese paso debe estar acompañado por cada uno de nosotros y la mejor manera para darlo, es que nos pongamos de acuerdo en cómo vamos a hacerlo. Es simple, hay que hablar porque hablando se llega a buen puerto. Si no se habla, no se discute, ni se puede discernir, entonces debemos dejar de pensar un poco en nosotros mismos y es hora de pensar en nuestros hijos y en nuestras futuras generaciones, ellos nos agradecerán.

Por un futuro mejor, construyamos juntos esta nación justicialista, pujante y orgullosa de su destino.

Diario Peronista