07 agosto 2014

El hombre en el pensamiento de Perón

En la argentina hay dos tipos de hombres, cuando se habla del hombre también hacemos referencia a la mujer. Tenemos hombres mediocres de pensamiento, palabra y obra y hombres superiores que son aquellos que siempre buscan un camino nuevo, el camino que los lleva al éxito, la prosperidad y al bienestar, tanto en plano económico como en el espiritual.

A los hombres corrientes siempre les gusta andar por las cosas hechas y fáciles de llevar, se conforman con un pequeño resultado y tratan de prolongar en el tiempo ese único éxito. Los hombres superiores en cambio buscan constantemente la gloria, viven y respiran ya el aire del siguiente siglo, saben prever el futuro.

Perón hacia la siguiente comparación, entre un hombre pintor que suele copiar cuadros y un pintor que crea cuadro, el primero es un hombre mediocre y el segundo es un hombre superior es un creador y a este tipo de hombre se lo define con el nombre de artista. Pero además el artista debe tener otras cualidades aparte del dominio del conocimiento “la teoría” y de la técnica, es decir las formas de ejecución. Las obras de arte no se hacen con la teoría ni con los instrumentos de ejecución. Eso se hace con algo que la naturaleza da a cada uno en una medida diferente. Esas cualidades no se aprenden, se nacen con ellas.

Por eso siempre el general consideraba que la conducción es un arte, el arte de crear constantemente lo nuevo y solo pueden hacerlo aquellos hombres que tienen la capacidad de crear y prever los grandes acontecimientos venideros. Su objetivo es preparar a la sociedad, para que ella se encuentre siempre bien parada frente a estos nuevos desafíos que le plantea la vida.

Perón fue unos de esos hombres, el supo crear la montura que le permitió cabalgar durante su gobierno la evolución natural de la vida. Su gran misión fue y será que los argentinos sepan cabalgar esa evolución natural, para eso está el peronismo, para eso creo el peronismo, para que los argentinos tengan en nuestra institución, ese medio que le permite llegar a las grandes metas personales, familiares y de la sociedad en general.

Para algunos hablar de peronismo es fanatismo. Para los mediocres, fanatismo, además de ser una palabra creada por ellos, para ellos es una palabra inconcebible. Los mediocres nunca quieren comprometerse y de esos nosotros conocemos a muchos decía Perón. Son cobardes y nunca se juegan por una causa, ni por nadie; son solo dirigentes políticos de las horas buenas. En nuestro movimiento tenemos todas clases de hombres, por eso debemos tener mucho cuidado, más con los Pilatos, y de esos hay muchos, que solamente usan el distintivo en ocasiones o mejor dicho cuando les conviene.

Por lo tanto es hora de encaminar nuevamente a nuestra institución, porque nuestra institución fue creada por Perón con un fin específico y que solo los hombres superiores como el general supieron prever, que es que el hombre trabajador encuentre en nuestra institución política todas las herramientas y medios necesarios que lo permitan a él, a su familia, a sus hijos y a la sociedad en general llevar una vida digna, placentera con valores morales, cristianos y espirituales.

La reconstrucción del peronismo hará llevar al hombre y al país por los caminos del progreso, desarrollo y bienestar. Por un futuro mejor.

Diario Peronista