16 agosto 2014

El Punto de Partida

La argentina necesita imperiosamente una ideología creativa, un proyecto que marque con claridad el rumbo a seguir, desde este punto de vista, simplemente lo que le ofrezco a los argentinos es una propuesta de lineamientos generales, a lo que le llamo justicialismo y en su concepción integral, tiene una doctrina nacional que encarna los grandes principios teóricos. Juan Perón

Claro está: no cualquiera es un político con una idea clara de lo que se debe hacer desde el Estado en una nación y cuál debe ser el proceder del que conduzca los destinos de ese país. En este punto, estamos de acuerdo los peronistas, así lo planteo yo, que cada uno de nosotros estamos para servir a la patria y no servirnos de ella, porque nuestra función aquí es otra. Es precisamente trabajar para dignificar y elevar cada día el nivel de vida de los trabajadores.

Por eso nosotros los peronistas tenemos bien en claro cuáles son nuestros principios y la defensa de tales intereses impondrá la abnegación de muchos, porque no hay gloria sin sacrificio.

Para poder comprender la magnitud de nuestros postulados, debemos colocarnos en cada punto específico. Desde lo político "Propugnamos la honradez administrativa, la unión de todos los argentinos, el castigo de los culpables y la restitución al Estado de todos los bienes mal habidos”. Además "Sostenemos y respetamos a cada una de nuestras instituciones y nuestras leyes, persuadidos de que no son ellas, sino los hombres, quienes han delinquido en su aplicación".

Anhelamos firmemente, y éste es su contenido social, la unidad del pueblo argentino, esto se logra sin ser sectario ni excluyente porque el Ejército de la patria, que es el pueblo mismo, luchará por la solución de sus problemas y por la restitución de derechos y garantías conculcados. Este postulado, encierra todo el contenido social de nuestro trabajo y lo sintetizo con la siguiente frase “mejor que decir, es hacer; y mejor que prometer, es realizar”.

Desde el punto de la política internacional, "Lucharemos por mantener una real e integral soberanía de la Nación; por cumplir firmemente el mandato imperativo de su tradición histórica; por hacer efectiva una absoluta, verdadera, pero leal unión y colaboración americana, y por el cumplimiento de nuestros compromisos internacionales".

Por último, el contenido ético y patriótico que cierra la proclama, donde declaramos que cada uno de nosotros, llevados por las circunstancias a la función pública, nos comprometemos por nuestro honor a trabajar honrada e incansablemente en defensa del bienestar, de la libertad, de los derechos y de los intereses de los argentinos; a renunciar a todo pago o emolumento que no sea el que por nuestro grado corresponda; a ser inflexibles en el desempeño de la función pública, asegurando la equidad y la justicia en los procedimientos; a reprimir de la manera más enérgica, entregando a la justicia al que cometa un acto doloso en perjuicio del Estado, y al que directa o indirectamente se preste a ello; a aceptar la carga pública con desinterés, y a obrar, sólo inspirados en el bien y la prosperidad de la patria.

Compañeros este es el punto de partida, para poder construir nuestra gran Nación.  No hay razón para olvidar estos principios. Mas si es que queremos construir una nación, pujante, desarrollada y orgullosa de su destino.

El futuro no se adivina, el futuro se construye. Por un futuro mejor.
Diario Peronista