23 agosto 2014

Nuestras ideas justicialistas, Juan D. Perón

Partiendo de la base de que ninguna ideología nueva o partido político podrá jamás superar al Peronismo. Porque tenemos una doctrina y la doctrina es el único caudillo que resiste a la acción destructora del tiempo, y nosotros trabajamos para el porvenir. El peronismo siempre obedece a las nuevas formas impuestas por la evolución. Para nosotros las necesidades actuales, es una idea transformada en doctrina que luego la sociedad impregna de una mística con que el hombre suele rodear a todo lo que ama.

Donde existe progreso y evolución está el peronismo. Todos aquellos gobiernos que van en sentido contrario del progreso y de la evolución eso no es peronismo, son simplemente usurpadores del poder popular que utilizan nuestras banderas. El éxito de nuestro movimiento radica precisamente en el punto, de saber adaptar adecuadamente la política de estado al nuevo escenario mundial, es decir a la evolución del mundo. El mundo evoluciona, los hombres piensan que son ellos los que lo hacen evolucionar, son unos angelitos; el mundo evoluciona por factores de determinismo y fatalismo histórico. De aquí parte una gran regla del justicialismo, las doctrinas no son eternas sino en sus grandes principios, por eso es necesario ir adaptándolas a los tiempos, Juan Perón.

El panorama político argentino presenta un atraso evidente con referencia a las formas que vienen caracterizando al mundo moderno. Estamos casi un siglo detrás de la evolución. La sociedad debe tener en cuenta, hay algunos que pretenden atarnos a su atraso imponiéndonos las caducas formas en que ellos, por ignorancia, todavía creen. Queramos o no, la evolución nos lleva hacia estructuras y formas más acordes con las necesidades del mundo y del hombre de hoy. Es parte del proceso de la evolución de la vida del hombre y quienes somos nosotros para detener dicha evolución. Esto no quiere decir que se pierda la identidad nacional, lo que queremos decir a los argentinos, es que debemos inculcar un Nacionalismo acendrado y cabal, que subraye que la argentina es nuestro hogar y que afirme en todos sus planos su identidad nacional, con una cultura de asociación como corresponde a la época. Juan D. Perón

Trataré de exponer nuestras ideas justicialistas, que muchos han pretendido por todos los medios deformar insidiosamente, sin percatarse que la falsedad “tiene las piernas cortas" y que, el hombre, podrá decir un millón de mentiras, pero no puede en cambio hacer verdad a una sola de ellas y el tiempo será nuestro principal testigo.

Los usurpadores del poder popular en la Argentina se dicen "demócratas" y han escarnecido todos los principios de la democracia. Se llaman "honrados" y han deshonrado la función pública con sus robos inauditos al pueblo y a la Nación. Se dicen "Gobierno" y no han hecho sino anarquizar al país. Con sus discursos y acciones sólo logran evidenciar su ignorancia o su mala fe. Para nosotros es sencillo poner en evidencia su mala política, fijémonos en el verdadero resultado de sus acciones, quienes son los más perjudicados.

La política del peronismo siempre tuvo y tendrá a un gran beneficiario el trabajador argentino. Siempre trabajamos para elevar al máximo su nivel de vida, salario digno, poder adquisitivo alto, capacidad de ahorro e inversión, creamos todas las herramientas para que el trabajador pueda profesionalizar su oficio, elevamos el nivel cultural de los trabajadores, un sin números de beneficios y derechos.

También tenemos que decirles a los argentinos que las prestaciones de la acción estatal eran insuficientes y la Fundación de Eva tenía como misión atender los riesgos que, por una u otra causa, no eran cubiertos por la Previsión Social del Estado. Asimismo, era de su función complementar, con la Ayuda Social Privada, las prestaciones insuficientes de la acción estatal. Esa fundación fue una ayuda permanente a los pobres en todo lo que la previsión social no alcanzaba a cubrir. Obviamente teníamos un objetivo con todas aquellas personas, en primer lugar ayudarlos a satisfacer sus necesidades primarias, luego dimos el otro paso que es capacitarlos, profesionalizarlos para poder reinsertarlo en el mercado laboral, porque nuestra misión fue y será dignificar la vida del hombre trabajador.

Esto es lo que muchos no quieren comprender y quieren meter en nuestra boca, cosas que nosotros los peronistas nunca dijimos. Es necesario para el futuro del peronismo aclarar ciertos temas porque algunos tergiversan mis palabras, los peronistas no somos enemigos de nadie, ni de ningún pueblo en particular, ni mucho menos de Estados Unidos, siempre dije que es necesario para el futuro de nuestra nación, consolidar el americanismo.

Algunas personas que puedan llegar a leer mis libros pueden pensar que soy un enemigo de Estados Unidos, por eso aclaro, “nada más lejos de la verdad”. Yo no ataco, critico, y esa crítica no es al país ni al pueblo, ni siquiera a la nacionalidad, sino a los hombres, a quienes la casualidad ha puesto en situación de decidir. Para nosotros los peronistas y los latinoamericanos, nada sería más placentero que unos Estados Unidos evolucionados, fuertes y ricos, encabezando al Nuevo Continente por derecho propio, siempre que los beneficios sean mutuos para ambas naciones y que los argentinos sean los primeros en ser beneficiados, en cada uno de los acuerdos internacionales.

Existe un conciencia americana, que todos debemos tomarla como nuestra, mi supremo anhelo, es que esta Patria mía ame a todos los pueblos de la tierra y que se sienta amada por ellos. No hemos de aislarnos en nuestra América, tenemos muchos sueños por delante por cumplir, Juan D. Perón.

Sembremos la semilla del amor, la paz, la seguridad, la justicia y el bienestar en nuestra sociedad; el futuro no se adivina, el futuro se construye. Por un futuro mejor.

Diario Peronista