11 septiembre 2014

Con ética hay futuro, sin ella todo se viene abajo, Juan D. Perón

Donde no actué la ética, nos encontraremos con la deformación y corrupción de la propia democracia. ¿Que es lo que debemos hacer para que sobreviva?. Hay que defenderla. ¿Defenderla con qué? Primero con la ley es decir respetando las leyes e instituciones y después con una ética. Quiere decir que tenemos que formar esa ética. La argentina ha sido hasta hoy, lo afirmo rotundamente, una democracia sin ética. Es aquí donde intervenimos nosotros, nuestra doctrina está destinada a darle esa ética que no tiene y el día que esa ética haya sido conformada e inculcada en varias generaciones de argentinos, podemos decir que vivimos en un régimen perfecto.
Por esa razón tenemos una ardua tarea, que consiste en formar organismos que lleven esto a las generaciones futuras, y que los argentinos del mañana sepan que hay algo más que respetar además de la Ley: que hay también una serie de costumbres y de principios morales, que hay que respetar, sin los cuales todo se viene abajo, como un castillo de naipes. Juan D. Perón

Obviamente que para poder inculcar la ética en la sociedad argentina, debemos tener y generar el escenario propicio. Los argentinos hemos aprendido en los tiempos que sólo la paz y el trabajo rinden los frutos del amor que salvará al mundo y por ello vemos con inmensa alegría toda labor fecunda destinada a elaborar la felicidad de los argentinos y que mejor que los argentinos nos movamos dentro de una ética, que nos permitirá crecer y ser mejores humanos cada día, el sentido no es ser mejor que el otro, sino ser uno mismo mejor que ayer. Este es el punto de inicio, para elaborar una gran Nación democrática a la que cada uno de nosotros aspiramos.

Esta es una misión que tiene su proceso, como todas las cosas, que para cumplirla eficazmente nos llevara más de una vida para ver los frutos, pero serán las futuras generaciones de argentinos que tendrán la dicha de verla. Los hombres pasan y las naciones suele ser eternas. En consecuencia, buscando esa eternidad para nuestra Nación y la perennidad de nuestro movimiento, recalco que es necesario establecer estos principios éticos en la sociedad, que permitirá elevar el nivel de vida de todos los argentinos y fortificara la democracia futura de nuestra Nación. Cuanto más nos acerquemos a esta meta de perfección, más cerca nos encontraremos del corazón de los argentinos y más firmes serán los cimientos sobre lo que debe edificarse nuestra gran Nación.

Algunos que otros dicen que en nuestras construcciones y aspiraciones hay un cierto grado de sentido imperialista, a ellos les digo que nuestro imperialismo es para arriba, es constructivo, nuestro imperialismo es nuestro trabajo y el fruto de ese trabajo, para felicidad del pueblo y para la grandeza de nuestro país, que nos hemos propuesto realizar también como objetivo más lejano. Yo no sacrificare la felicidad del pueblo por la grandeza futura del país, pero tampoco esa grandeza futura por una felicidad efímera, en el equilibrio de estos factores estriba toda nuestra acción. Ni tan lento, ni tan apresurado, todo en su medida y armoniosamente. Juan Perón

El futuro no se adivina, se construye. Por un futuro mejor.
Diario Peronista