13 septiembre 2014

La política para nosotros es un medio, y no un fin electoral, Juan D. Perón

Somos un pueblo tranquilo que aspiramos hacer nuestra felicidad por medio del trabajo y el sacrificio. Yo se que un pueblo que desea disfrutar del bienestar, de la dignidad y del confort con que viven los pueblos libres y dignos, tiene que conseguirlo a fuerza de trabajo. Por eso, fué menester crear nuestra doctrina, para que encause los valores del trabajo y los grandes valores humanos dentro de la sociedad, de esta manera, los argentinos encontraron en nosotros, no solamente a un defensor de sus derechos e ideales, sino también las herramientas necesarias para llevar una vida mucho más digna.

Esto es lo que pretendemos y es la sociedad que los justicialista aspiramos. Aunque la misma nos haya requerido varios años de luchas y de trabajo. Hoy tal vez, podrá quedar en nuestra tierra algún explotador del trabajo humano que no pueda concebir nuestra gran nación naciente o algún astuto dirigente marxista a sueldo de intereses extraños que no le convenga el justicialismo, pero en ambos casos, nosotros les hemos hecho perder todos los argumentos que tenían. Pero de algo estoy seguro que ¡ningún argentino de bien puede negar su coincidencia con los principios básicos de nuestra doctrina, sin renegar primero de la dignidad de ser argentino!,

Nosotros hemos trazado un camino, que es el justicialismo. En el justicialismo concebimos a la política de una sola manera: con finalidades nacionales, cuyo objetivo es dejar a las futuras generaciones, a los niños y a los jóvenes de hoy un patria justa en cuyo seno no existe más que una sola clase de hombres “los que trabajan”.

Consideramos a la política como un medio y no con un fin en particular, es decir, no con finalidades electorales, como lo hacían los antiguos políticos, que hacían girar al mundo alrededor de la próxima elección. Nosotros trabajamos incansablemente en un deber que se no ha impuesto para bien de todos y no nos particularizamos en la acción individual o de algún sector en particular.

Por eso para nosotros los peronistas la elección es un acto intermedio, el acto final es la OBRA, es el trabajo, es el sacrificio que debemos realizar los peronistas con la más alta dosis de abnegación, para que mediante nuestro esfuerzo, pueda construirse una escalera interminable por la cual ascienda los argentinos hacia la felicidad, progreso y bienestar.

Hoy es necesario grabar profundamente en la mente y en el corazón de cada peronista este aserto de nuestra acción partidaria, donde también la sinceridad y honestidad de nuestras palabras y acciones, no solo es parte de nuestra acción sino que además es el único medio de comunicación que utilizamos los peronistas en política.

He dicho y lo repito con el más grande orgullo de argentino que represento un gobierno poderoso y porque gobierno sobre mucho millones de corazones argentinos. Esa fuerza, compañeros, que da la relación de corazón a corazón entre gobernante y su pueblo, es una fuerza que la historia demuestra en todos los tiempos que es total y absolutamente invencible.

El futuro no se adivina, se construye. Por un futuro mejor.
Diario Peronista