05 octubre 2014

Acá nadie es dueño de la verdad, nada más que Perón… Eva Perón

Lo más triste que le puede suceder a un país, es que haya muchos hombre que clamen justicia y no la obtengan. Más aun habiendo nacido y trabajado en un país inmensamente rico. Este fue el pensamiento que inspiro a Juan D. Perón a llevar adelante su inmensa e intensa acción en bien de la justicia.

En países como el nuestro, de abundancia extraordinaria, no puede tolerarse la desgracia, la injustica y la miseria en medio de la opulencia. El punto de partida es que ningún habitante que trabaja debe ganar menos de lo que necesita para vivir y nosotros lo hemos logrado y si hubiera alguno sumergido en la pobreza es porque no le gusta trabajar. Juan D. Perón

Solo una mejor distribución de la riqueza nos llevará, al mayor bienestar y a la más completa felicidad de todos los que habitan nuestra fecunda tierra. La creación de la secretaria de trabajo y previsión fue el punto de inicio de la era política social argentina. Ella fue la encargada de encauzar al país en la ruta hacia el progreso, el bienestar, la paz y la felicidad de todos los trabajadores.

La base para construir un futuro mejor, fue, es y será el salario de los trabajadores. Nosotros tenemos una razón, el porqué tomamos como norma el concepto de que el salario es la base y el punto de partida del ordenamiento social, porque la salud y el estomago no admiten economías y para esto no es necesario ser sabio o adivino.

Un verdadero gobierno es, cuando el bienestar de la clase trabajadora se demuestra, se desplazan para gozar de la alegría de vivir, para proyectar el optimismo de un pueblo que ha encontrado la ruta de su destino, donde cada uno de los trabajadores puede planificar un futuro para su familia y la de sus hijos.

Durante mi gobierno nosotros hemos avanzado en todas las materias, ya sea económica, política y social, pero la más importante es la que el pueblo ha avanzado y conquistado en relación a los valores morales, cristianos y espirituales y que fueron como consecuencia directa de nuestras acciones. Los estados de conciencia de nuestro pueblo, lo vuelvo a repetir, son la mejor conquista y el mejor resultado de todas nuestras reformas, porque ni la reforma política, ni la económica, ni la social serían duraderas, a pesar de su consolidación constitucional, si no se creaban aquellos estados de conciencia popular.

A estos estados de conciencia hay que consolidarlos con una doctrina y eso es lo que nosotros hicimos, hacemos y es lo que deberían hacer los futuros conductores del justicialismo. Las buenas causas se transforman en las causas más atroces que ha tenido la humanidad por falta de una doctrina que asegurara la consolidación y la continuidad. Todo eso es un fenómeno de deformación de los elementos de la conducción o de deformación de los conductores, que se transforman con el poder en tiranos, existen muchos factores que inciden directa o indirectamente, aclaramos que todas estas deformaciones no son errores sino más bien son vicios que tienen las personas cuando llegan al poder. Siempre dije que si los errores se corrigen con racionalismo, los vicios se modifican con virtudes.
Por eso mi doctrina siempre estará basada en el trabajador, en el desarrollo de sus virtudes, porque con las virtudes desarrolladas los trabajadores dominan todas las posibilidades de anarquismo y de disociación. Y recuerden que solo ustedes los trabajadores pueden salvarse a sí mismos, de estos deformadores. Juan D. Perón

El futuro no se adivina, se construye. Por un futuro mejor.
Diario Peronista
Guillermo Ravagni & Carlos Ravagni