10 octubre 2014

El justicialismo argentino, por Juan D. Perón

Nuestro futuro depende de mantener un alto nivel de ahorro nacional y de que el grado de inversiones que con tal ahorro se realicen mantenga en lo posible el nivel de plena ocupación y de óptimo rendimiento.

Aumentar la producción y consiguientemente, la renta nacional, conducirá a variar la estructura económica hasta lograr una economía agropecuaria e industrial equilibrada. Nuestro anhelo consiste en acercarnos a ese equilibrio, que ha de labrar el bienestar y la felicidad de todos sin exclusiones ni olvidos. En esta campaña debemos estar todos enrolados para poder conseguir en primer lugar un mayor bienestar económico a todos los trabajadores, que a su vez solidificará la paz social.

En esta ardua tarea para lograr la victoria, los trabajadores deberán permanecer unidos y puesta su mirada en el esplendoroso porvenir económico de la patria. Para ello deberán ser fieles a esta consigna, PRODUCIR, PRODUCIR, PRODUCIR. Este régimen justicialista argentino, ofrece a los argentinos Trabajo, bienestar, paz, justicia y futuro. Nosotros los justicialistas estamos alejados de los extremos ideológicos de la humanidad, nuestra voz tiene los caracteres de serenidad y de ecuánime autoridad que se necesitan para que sea escuchada respetuosamente por todos los argentinos y por aquellos extremos, como una voz libre de todo compromiso.

Nosotros los justicialista hemos implementado a través de nuestros planes quinquenales y que fue puesto a disposición de la sociedad y del mundo, nuestra solución,  en todos los planos, económico, social y político que fue aceptada por la mayoría de los argentinos y tomada como herramienta por los trabajadores. Ahora los trabajadores se sienten feliz, porque pueden trabajar con dignidad, porque pueden planificar un futuro, porque tienen capacidad de ahorro, porque el capital ha sido humanizado, porque la propiedad, el capital y las riquezas son ahora bienes individuales en función social, nuestra solución nos demuestra que este es el camino que debemos seguir, si queremos construir esa gran nación a la que todos aspiramos. Juan D. Perón

En el plano internacional, nosotros somos universalistas en todo y para todo, servimos aquí a la República y con la República al mundo ese es nuestro concepto. De aquí parte que nuestra posición, adoptada por la República Argentina como una posición ideológica de Paz, produce la gran unidad de acción en su política exterior, que complementa magníficamente nuestra unidad nacional y que es por otra parte, su consecuencia lógica. Con criterio de estricta justicia hemos actuado en la Organización Mundial de las Naciones Unidas y en la Organización de los Estados Americanos, nuestra tarea de cooperación en este sentido ha sido extraordinaria, y nuestra conducta de respeto hacia las demás naciones intachable, porque tenemos un lema al respecto: “nosotros respetamos y amamos a todos las naciones, para que todos nos respeten y nos amen”.

Recuerden que la posición justicialista, no es sectaria ni excluyente, es una colocación ideológica que está en el centro, de la izquierda o de derecha obedece según los hechos. No somos causa sino consecuencia.  Es equilibrio perfecto. Cuando pienso que nosotros hemos sido los primeros en anunciar esta solución a los hombres y cuando compruebo que hemos sido  los primeros en realizarla, no puedo menos que confirmar mi fe en los altos destinos que Dios ha querido asignar a nuestro país y mi alma se estremece de emoción y orgullo.

Compañeros el futuro no se adivina, se construye. Por un futuro mejor.
Diario Peronista
Carlos Ravagni & Guillermo Ravagni