02 noviembre 2014

El peronismo tiene como voluntad suprema alcanzar la felicidad del pueblo, “los trabajadores”, Juan D. Perón

Hasta 1943 la República Argentina carecía prácticamente de una Doctrina Nacional. No existía una orientación política básica y fundamental que inspirase permanentemente la acción del Gobierno, del Estado y del Pueblo. Los trabajadores no tenían, un rumbo, un camino a seguir, ni siquiera tenían derechos a nada, eran tratados como esclavos. Hasta que empecé a sembrar en cada uno de los trabajadores que me visitaba en la secretaria un pensamiento, una idea de cómo deberían ser las cosas, con el transcurso del tiempo y la predicación constante de los trabajadores fuimos implementando dentro de la sociedad una nueva reforma social, que paulatinamente con el tiempo se transformo en la Doctrina Nacional.

Una doctrina que esta principalmente relacionada y dirigida a los hombres que trabajan, que buscan el progreso, bienestar y un futuro mejor. Doctrina que desde el 1 ° de mayo de 1948, el General Perón, la denomina por primera vez Justicialismo; con la intención de despersonalizarla e insiste ante su pueblo en expresar la esencia de su pensamiento y acciones como una posición de equilibrio entre la materia y el espíritu, el hombre y la sociedad.

Una doctrina que no es sectaria ni excluyente, y así lo tomaron los argentinos. Aunque muchos quisieran cambiarle su nombre y orientación, la doctrina peronista, fue, es y seguirá llevando el nombre Peronista, por todo el pueblo trabajador y por quienes buscan en el justicialismo, un futuro mejor, donde puedan obtener bienestar, progreso y por supuesto llevar una vida más digna y placentera, que les permitiera planificar su futuro y el de sus hijos, estos postulados siempre serán la finalidad del justicialismo.

Doctrina que tiene sus fundamentos en el amor, la fe y la justicia. Precisamente son estos valores que mueven a los hombres en la búsqueda permanente de la felicidad, son valores eternos, en los que reside su  suprema dignidad. La compañera Evita en una de sus últimas clases en la Escuela Superior Peronista lo define de la siguiente manera: “El peronismo es un movimiento universal. Perón pertenece al mundo por haber creado su Doctrina de Amor y Justicia. Por consiguiente Perón pertenece a toda la humanidad”.

El pueblo debe saber que el peronismo tiene una premisa: la acción política no es una finalidad de Gobierno, sino un medio para el bien de la Patria que es la Felicidad de su Pueblo y la Grandeza de la Nación. Por eso el gobierno debe defender un solo interés, el del Pueblo, el del pueblo que trabaja, porque en nuestro país, el hombre debe trabajar para pagar por lo menos lo que consume, y en esto todos debemos de estar de acuerdo, Juan D. Perón. Si queremos avanzar hacia a la Argentina que todos aspiramos.

Para avanzar hacia esa Argentina, el peronismo, deberá dirigir su mirada y acciones hacia todo el territorio argentino, como un verdadero federalismo real, de lo contrario estaremos creando falsas ilusiones a un pueblo que ha dado todo por este Movimiento y esta Nación.

Compañeros el futuro no se adivina, se construye. Por un futuro mejor.
Diario Peronista
Guillermo Ravagni & Carlos Ravagni