11 enero 2015

Perspectiva para este 2015

A todos también nos corresponde un poco de responsabilidad en esta hora y en el futuro, aunque como hemos dicho, es absolutamente seguro de que estamos a tiempo para salvar todos los males que pueden preverse. Nuestro país es una nación de ensueño y abundancia. Hagamos que el nombre Argentina quede para siempre consagrado. El camino es el trabajo, el trabajo todo lo dignifica y convierte en aceptables, costumbres y normas jurídicas, que de otro modo resultarían abusivas. Solo en la actividad florece la vida. La inercia importa por el contrario, retroceso y desgracia… Juan D. Perón

Nosotros los peronistas realizamos leal y sinceramente una política social encaminada a dar al trabajador un lugar privilegiado dentro de la sociedad argentina. Lo tratamos como hermano y como argentino. La idea es que dentro de la sociedad se forme una conciencia social, en base a los postulados básicos de nuestra justicia social.

En lo ético y en primer término, la elevación de la cultura social entre todos los trabajadores argentinos. Conduciéndolo al trabajador a llevar una vida digna de ser vivida, con buenos valores, morales, cristianos y espirituales. En segundo lugar dignificar a un más su trabajo. Proporcionando soluciones que beneficien por igual al trabajador, a los comercios e industrias.

Pensamos que el hombre tiene una misión creadora, vivir y ser, es producir grandes obras. No existir y conformarse y conservarse, andar entre las cosas que ya están creadas por otros. Nuestras determinaciones jamás entrañan odios, resentimientos. Trabajamos empeñosamente para todos los que cumplen la actividad fecunda de engrandecer a nuestro país con su trabajo cada día. Hemos de seguir adelante, pensando siempre en mantener en alto nuestro lema: “Mejor que decir es hacer y mejor que prometer realizar”.

Los justicialistas del futuro deben seguir la obra iniciada por nosotros. Hemos iniciado una obra de aliento que debe ser continuada por las generaciones venideras. Establecimos y estructuramos las formas que purifican, ennoblecen y enriquecen a la clase trabajadora. Pero para que la clase trabajadora pueda ser integral, para que ella abarque todos los ángulos de su zona de reincidencia, es fundamental que el trabajador, aumente su cultura profesionalizándose en su oficio o profesión y acreciente su capacidad de producción. De esta manera con lo primero se justificará la elevación social que pretendemos. Y con la conjugación de ambos ofrecemos a las empresas mano de obras calificadas y nuestros trabajadores recibirán mejores salarios, serán el inmediato de su mayor y mejor producción.

Cuando el trabajador sea más culto como hombre y ciudadano, se aminoraran las vallas en la sociedad. Tendremos una clase social trabajadora de gran gravitación, los mejores salarios, mejor standard de vida y una organización perfecta. A esto apuesta nuestra política social y este es el ejemplo que deben seguir los justicialistas del futuro.

El futuro no se adivina, se construye. Por un futuro mejor.
Diario Peronista 2015
Guillermo Ravagni & Carlos Ravagni