19 febrero 2015

El justicialismo

El justicialismo siempre ha propugnado no la lucha, ni la fragmentación de nuestra sociedad, sino la colaboración inteligente para poder cumplir con la nuestra finalidad que es precisamente la felicidad del pueblo. Pensamos que el hombre es lo fundamental  y todo nuestro esfuerzo, político, económico, social va dirigido hacia en beneficio de ese hombre.

Algunos piensan que Peronismo es “nacionalismo puro y al palo”, todos sabemos que a Perón nunca le gusto los extremos. En todo momento busco la persuasión antes que el palo, nunca se aferro a nada, la finalidad fue y será que el pueblo cabalgue acompasadamente le evolución natural de la vida, recibiendo de ella los grandes beneficios. Por eso creo la tercera posición, una posición única en el mundo, dotada de unas series de cualidades que lo llevan al hombre y al pueblo argentino a ubicarse como un ejemplo para la humanidad.

Así nació el Justicialismo bajo la suprema aspiración de un alto ideal. “Vos podes llamarlo como quiera pero nosotros lo llamamos justicialismo” creado por nosotros y para nuestros hijos, como una posición ideológica tendiente a ubicarnos como una nación pujante, desarrollada y orgullosa de su destino. Apostamos a crear una sociedad con valores morales, cristianos, espirituales,  con un alto grado de ética, de profesionalismo y un nivel cívico - cultural nunca antes visto, esto es peronismo.

Cuando Dios manda sus colaboradores a este mundo, lo hace con una única finalidad, para mostrarle al hombre incrédulo y a los pueblos que existe un camino, para llegar hacia él. Así como a la Madre Teresa de Calcuta, el señor la doto de amor, paz, comprensión, una serie de cualidades que la hicieron única e imitable en esta tierra. A Perón lo otorgo el don de sabiduría, conocimiento, carisma, con la finalidad de mostrarle al pueblo, el camino por donde debe transitar el hombre argentino. Lamentablemente este país, ha comprendido muy poco lo que es verdaderamente el Peronismo.

Ante estas circunstancias Perón nos aconseja: “Tenemos un país que a pesar de todo no han podido destruir, rico en hombres y rico en bienes. Vamos a ordenar el Estado y todo lo que de el dependa que pueda sufrir depreciaciones y olvidos.  Por eso deseo exhortar a todos mis compañeros peronistas para que, obrando con la mayor grandeza, echen a la espalda los malos recuerdos y se dediquen a pensar en el futuro y en la grandeza de la Patria, que bien puede estar desde ahora en nuestras propias manos y en nuestro propio esfuerzo”. Y  los enemigos, embozados, encubiertos o, disimulados, les aconsejo que cesen, en sus intentos, porque cuando los pueblos agotan su paciencia suelen HACER TRONAR EL ESCARMIENTO. La inoperancia, en los momentos que tenemos que vivir, es un crimen de lesa Patria… Esta no es hora de vagos ni de vagos ni de inoperantes. Dios nos ayude, si somos capaces de ayudar a Dios. Juan D. Perón

Peronismo no es como muchos creen, piensan y quieren hacer creer al pueblo. EL PERONISMO TIENE UN FIN. La finalidad es elevar el nivel de vida, la cultura de los trabajadores, encaminarlos hacia los valores, cristianos y espirituales. Profesionalizarlos que sea un ejemplo para sus hijos, para la sociedad, la idea de Perón fue que el hombre cada día sea una mejor persona, un mejor ciudadano, no mejor que el otro, sino ser mejor de lo que era.  Muchos quieren atribuirse el TITULO de PERONISTA, pero muy pocos pueden alcanzar esta meta tan preciada y deseada por muchos dirigentes.

Compañeros el futuro no se adivina, se construye. Por un futuro mejor Diario Peronista 2015
Guillermo Ravagni & Carlos Ravagni