13 febrero 2015

Estas a favor o en contra…

Algunos piensan y creen que una marcha, una movilización o simplemente una postura diferente es querer desestabilizar un gobierno democrático. Deben saber que es tan solo una virtud que tiene la democracia, poder expresarse libremente, pacíficamente con el simple propósito de que se deben hacer las cosas correctas, tratar de corregir los errores y prever los acontecimientos. Corregir en el sentido de la búsqueda de la verdad, no con otra finalidad. Perón decía que estos tipos de acontecimientos es bueno, es una manera de mover la estantería al gobierno de turno ya sea peronista o de otro partido político. Que debemos estar atentos a lo que sucede dentro de la sociedad y de las instituciones. Lo que pasa es que lo que para nosotros antes era malo ahora es bueno, el mundo ha evolucionado y ha cambiado dando lugar a la cristalización ya sea del parlamento, de las instituciones e incluso del estado mismo.

Por consiguiente nosotros debemos avanzar en la consolidación de nuestras instituciones y de los partidos políticos porque son los cimientos de la democracia, de una democracia real y verdadera. Pero también es preciso para el futuro de la Argentina solucionar de manera urgente un problema que se ha proliferado: el Estado Argentino tiene un grave problema y que para poder seguir construyendo es necesario primero curar los males que tenemos dentro. Nuestra democracia obedece a la experiencia de muchos años y ello nos ha permitido observar que nuestras instituciones son excelentes, en tanto que los hombres que la aplicaron son de mala voluntad o malintencionados. Por eso No podemos curar sobre el pus: hay que romper la cáscara y raspar hasta el hueso, para después curar. Porque la única finalidad que tiene este mal es la destrucción de las instituciones, de los partidos políticos, fragmentar la sociedad para luego construir poder.

Esto es necesario comprenderlo, el futuro de las instituciones y de las familias está en juego. En este sentido tenemos que empezar por salvar a la familia porque es la primera institución, a ella tenemos que defenderla, cuidarla porque cuando las comunidades se descomponen y su moral y ética ceden, los primeros que sufren son las familias.
A nuestra democracia tenemos que cuidarla, amarla y respetarla como lo hacemos con nuestros hijos. Si queremos encontrar una verdadera solución frente a determinados panoramas o situaciones, solo la comprensión y la tolerancia pueden aconsejar el camino de la sabiduría y la prudencia necesaria para superarlo.

Hoy el país reclama medidas purificadoras debido a la desconfianza popular, ante estas determinadas situaciones Perón nos aconseja respetar las convicciones y acciones democráticas de nuestro pueblo. Wilson decía lo siguiente: “Nunca se ha de preferir la tiranía a la libertad” y en eso estamos de acuerdo. Juan D. Perón

Compañeros, tengamos fe en nuestras instituciones democráticas, porque no son ellas los que nos han defraudado sino los hombres malintencionados. El futuro no se adivina, se construye. Por un futuro mejor Diario Peronista 2015
Guillermo Ravagni & Carlos Ravagni