01 febrero 2015

Yo he visto a Perón peleando incansablemente por su pueblo, por eso es hora de decir la verdad, cueste lo que cueste y caiga quien caiga… Eva Perón

Los gobiernos que pretenden solucionar sólo las cuestiones del presente, lo hacen con cortas vistas. Se gobierna para el porvenir, porque la solución de los problemas ha de ser objeto de una racionalidad absoluta, sin la cual no son medidas de un verdadero gobierno, sino enmiendas y parches de una verdadera solución que brilla por su ausencia. Ir enmendando el presente eso no es de peronista.

El peronista planifica, prevee los acontecimientos, estudia, analiza y medita profundamente sobre la situación real que vive el pueblo argentino. Sin un verdadero plan de gobierno no podes nunca poner en marcha una nación como la nuestra. Solamente un plan de gobierno de gran envergadura corresponde a una gran nación, como lo es la República Argentina. Los timoratos, los pobres de espíritu, los cortos de vistas y los mediocres prefieren siempre los pequeños proyectos. Las naciones como la nuestra, con grandes aspiraciones e ilusiones, deben tener siempre grandes planes. Nada grande puede hacerse con pequeñeces y conformándose enmendando el presente.

Hay demasiados deseos insatisfechos, porque la primera luz de la cultura moderna se ha esparcido sobre los derechos y no sobre los deberes y obligaciones.
Ha descubierto lo que es bueno poseer, mejor que el buen uso que se ha de dar a lo poseído o las propias facultades. Veo que la ética y el respeto van quedando atrás, esto los peronistas por el futuro de nuestras generaciones, no debemos permitirlo si queremos ver la argentina que todos aspiramos.
En esto cada uno de nosotros tendremos en el futuro un trozo de responsabilidad si esas tareas no se realizan. Nuestra finalidad como justicialista es colocar a la Argentina en el concierto mundial de las naciones y devolver un poco de lo que Dios nos ha dado en cuanto a la riqueza natural de nuestro país.

Compañeros quiero hablarles de un tema que no podemos pasar por alto, más si está en juego el futuro de nuestra Nación. Nosotros no pretendemos que todos sean justicialistas, pero lo que sí lo son deben honrar a nuestro movimiento y a nuestra Nación. Aclaremos bien, muchos no saben lo que piensa o qué es el Justicialismo y, al no saberlo, se saldrán de él, porque no se dan cuenta. Sacan los pies del plato y juntan gente engañada, muchos lo hacen inconfesablemente, con una finalidad distinta a la nuestra. Esos arrastran a mucha gente engañada. Este es un tema muy importante que deben tener en cuenta las futuras generaciones, porque está en juego el futuro institucional de nuestro partido, del movimiento y de la República Argentina; ver quien es quien, porque los verdaderos justicialistas ya hemos demostrado lo que somos capaces de hacer por los trabajadores y por el futuro de nuestra Nación.

Los justicialistas tenemos un plan, tenemos los pilares donde ha de cimentarse la Argentina de Trabajo – Progreso – Desarrollo y Futuro. Nuestros pilares son el respeto A Dios, a la Patria, a las Instituciones. Apostamos al bienestar y a la dignidad de los trabajadores, porque son ellos, que con su trabajo honran a nuestra Nación y lo hacen cada día un poco más grandes. Los peronistas no pretenderemos jamás vivir a expensas del trabajador como lo hacían los políticos del pasado, tampoco debemos permitir los peronistas que nuestros trabajadores sufran nuevos atropellos y esta es una decisión irreversible. Porque son solo ellos, los que hacen cada día más grande a nuestra Nación.

Compañeros el futuro no se adivina, se construye. Por un futuro mejor Diario Peronista 2015
Guillermo Ravagni & Carlos Ravagni