26 marzo 2015

El trabajo y la familia son células básicas de nuestra sociedad… Juan Perón

Un profundo error, una desviación de los imperativos de la razón, del espíritu, de los sentimientos, y si a esto se le suma una organización jurídica social deficiente, conlleva a un quebramiento de la sociedad sumergiendo a gran parte de ella a un mundo de ignorancia, de conformismo y de miseria.

Por eso nuestra acción esta entablada a favor de los hombres de trabajo y consiste en dotarlos de condiciones necesarias de existencia para que puedan no solo ser coparticipe de la riqueza de la nación, sino que tales condiciones además de ser dignas y compatibles con la condición humana de un país civilizado, hará que nuestros hombres sean hombres dignos, profesionales, cultos con buenos valores morales, espirituales y preparados para enfrentar cualquier adversidad u obstáculo en la vida.

Por encima de preceptos casuístico que la misma realidad pueda tornar caducos el día de mañana. Nosotros los peronistas ante estas situaciones debemos seguir apostando por el camino de nuestras grandes finalidades que son ni más ni menos: fomentar el acceso a la propiedad privada, incrementar el progreso de la economía nacional, extendiendo los niveles de producción y de trabajo en todas sus manifestaciones a un 75% a un 80% del territorio nacional, defender al trabajador mejorando su salario y mejorando cada día sus condiciones de vida y de trabajo, porque son solo ellos que con el esfuerzo y el sudor hacen cada día más grande a nuestra nación y nosotros mínimamente lo que podemos hacer por ellos no solo es agradecerles sino apostar a que sean cada día un poco más felices. Además para aquellas personas que quedan momentáneamente fuera del sistema les ofrecemos nuestra colaboración social y humana otorgándoles todas las herramientas necesarias, para que en un futuro cercano puedan trabajar y con su trabajo puedan planificar un futuro para su familia y sus hijos, además de ser también coparticipe de la riqueza nacional.
Para nosotros el trabajo y la familia son células básicas de nuestra sociedad. Esa sociedad trabajadora, culta y con valores a la cual apuesta nuestra política, hace la diferencia entre ser justicialista o pertenecer a un movimiento sin trascendencia. Por eso nosotros afirmamos en todos los planos que nuestro propósito debe y deberá seguir siendo el de orientar nuestras acciones y la plenitud de nuestras energías en el noble afán de seguir conquistando para los trabajadores argentinos grandes cosas y logra por supuesto el reconocimiento, el respeto y el honor de ser un trabajador.

Por el bien de nuestra patria debemos imponer definitivamente dentro del país los principios éticos del trabajo, es necesario para el futuro de nuestras generaciones  llevar a la elevación máxima de la cultura social de los trabajadores, a la dignificación absoluta del trabajo y del hombre. Esta política social está asentada sobre sólidos fundamentos. Y recuerden que no podría lograrse ningún cambio de rumbo, si no se busca la forma de seguir dignificando al trabajador, solo podremos lograr dicho cambio dando el valor y el lugar que en la vida social se merece ocupar los trabajadores dentro de la sociedad, que es un lugar de privilegio.

Por nosotros, por nuestros hijos, por los hijos de nuestros hijos, compañeros el futuro no se adivina, se construye. Por un futuro mejor Diario Peronista.
Guillermo Ravagni & Carlos Ravagni