25 abril 2015

Necesitamos renovar valores… Juan Perón

Por el futuro de los niños y de las futuras generaciones, necesitamos renovar valores, esta iniciativa debe ser tomada por la juventud argentina y esta debe llevarla adelante para estructurar una nueva Argentina, que sea más justa, más libre, en la que prevalezca los valores, morales, cristianos y espirituales y de la que este definitivamente ausente el fraude, la mentira y los sofismos políticos. Hemos de lograr esta Argentina, por el bien de todos los argentinos.

Quiera Dios nuestro señor, iluminar a los que tenemos y tienen el honor y la responsabilidad de conducir esta querida argentina y concedernos como a los próceres de la emancipación, la entereza y la energía para resistir los embates cada vez que es necesario cercenar privilegios, para asegurar bienestar y un futuro esplendoroso para la ciudadanía argentina, una Argentina de Trabajo, Progreso, Desarrollo y Futuro.

Todo sabemos que la Nación solamente puede ser grande cuando nos unamos todos para trabajar por ella, jóvenes y grandes, ricos y pobres, blancos y negros. No hay solución para ninguno de los grandes problemas que aquejan a los argentinos, si antes no realizamos palmariamente y prácticamente la unión de nuestro pueblo, que a través de tantos años ha venido disociándose en banderías ficticias y por la mala acción de sus dirigentes. El exceso de individualismo siempre nos ha llevado a una disociación. Donde se comienza a ser cada uno de nosotros enemigos de todos los demás. Los fraccionamientos políticos y dentro de los partidos, la división en sextas y caudillaje son siempre los que han separado a los argentinos, considerando enemigo a nuestros propios hermanos argentinos. Los políticos siempre disociaron a todas las fuerzas del estado. Encendieron la lucha de clases, porque dividiendo el campo ellos podían medrar. Cumpliendo siempre ese sofisma Maquiavélico, Dividir, para Reinar.

Por eso los jóvenes deben tomar la iniciativa de ir sembrando día a día valores y hacerlo con buena fe, para que en un futuro cercano pudieran ir recogiendo los frutos de la nueva Argentina. Hasta hacer desaparecer las luchas odiosas y diferencias absurdas entre argentinos. Cuando esas diferencias y malos hábitos hayan desaparecido no solo lograremos la tan deseada unidad sino también estaremos cimentando las bases de esa gran argentina aspirada y deseada por la mayoría de los argentinos. Para ellos es necesario que la iniciativa llegue a las almas de todos los argentinos, porque en este país, donde la naturaleza, con toda prodigalidad, ha derramado a manos llenas la riqueza material, deberíamos dar gracias a Dios todos los días por sus dones maravillosos. Pero esa riqueza no lo es todo. Es necesario también ir hacia la riqueza espiritual, hacia eso que constituyen los únicos valores eternos.

Felices los pueblos que puedan dar este espectáculo de ciudadanía cultural. Nuestra querida juventud deberán tomar este camino, si quieren ver esa gran Argentina, donde prevalezca el amor y el respeto a Dios, al prójimo, a las leyes y a las instituciones.

El futuro no se Adivina, se Construye. Por un Futuro Mejor Diario Peronista 2015

Por Carlos Ravagni & Guillermo Ravagni