03 abril 2015

Para juntar chirolas hay que laburar, laburar, laburar otro camino no conozco. Juan Perón

De la única manera que conozco para pagar o tener dinero es haciendo plata y como dice el tango, para juntar chirolas hay que laburar, laburar, laburar otro camino no conozco. Juan Perón

Este es el ejemplo que desde el gobierno peronista tratamos de hacer y de dar a la sociedad, trabajar, trabajar, trabajar para crear. La idea es hacerlo tranquilamente sin jorobar a nadie, por su puesto tratando en la manera posible de ayudar a todo el mundo pero sin complicarle ni perjudicarle la vida a ningún argentino, ese es el lema de nuestra política. En una comunidad organizada  como la que apostamos nosotros, los hombres capaces, se van clasificando, mejorando y ganando, en relación a su capacidad y a su esfuerzo un salario justo; eso es lo justo.

Por eso nosotros fuimos creando y otorgando a lo largo de nuestro gobierno las herramientas necesarias para que el hombre sea cada vez más capaz, más culto y más profesional. De esta forma ese hombre podía mejorar su salario a base de su esfuerzo, voluntad, dedicación, y podía brindar un buen futuro para su familia. Que a su vez fuimos creando grandes valores dentro de nuestra comunidad.

Ahora quiero hablarles un poco sobre la organización sindical y su función compañeros.

A veces algunos compañeros me dicen que intervenga personalmente, a la Confederación General del Trabajo o algún sindicato en particular, porque no se sienten identificados, o porque están teniendo algunos problemitas internos. Yo no haré jamás eso. Para mí, el sindicato designa a un secretario general que debe ser sagrado para el gobierno, y es con él con quien yo me entiendo o con quien deben entenderse las autoridades. Si hay alguna intervención que hacer en un sindicato, deben ser las propias organizaciones sindicales las que la hagan.

Esa ha sido la regla que nosotros hemos establecido hace treinta años en el país. Y lo seguiremos haciendo de esa manera.  Que nadie meta las manos en el sindicato, porque de esa manera da lugar a que después todos quieran meterlas, y ese es el mayor peligro para una organización sindical. La organización, debe ser manejada, gobernada y mantenida por los propios dirigentes y sus problemas deben ser resueltos entre los propios dirigentes sindicales. Por esa razón, estos problemas que al fin y al cabo se promueven entre compañeros, deben ser también arreglados entre compañeros.

Hay mucha gente a la que le gusta hacer rancho aparte. Que lo hagan, pero que no vengan a perturbar la organización sindical; ellos no tienen ningún derecho aunque crean que son dueños de la verdad. De estos dueños de la verdad conocemos tantos que ya no pueden impresionar a nadie. El dueño de la verdad es el que trabaja para la organización sindical, para que sea monolítica y pueda seguir representando dentro del país un factor de poder. Si se dividen, cuando mucho serán •un factor de presión. Eso y nada es lo mismo.

Yo he estado en países donde tienen tres o cuatro centrales obreras. Eso es como el perro del hortelano; no come él ni deja comer al amo; ni resuelven su problema ni resuelven los problemas del país al que pertenecen. Solamente una organización como la nuestra puede llegar a representar un factor de poder. Le guste a quien le guste esto es así de simple y espero que los compañeros trabajadores en el futuro lo sigan comprendiendo de la misma manera, porque si no representa un factor de poder, la comunidad organizada deja de ser una realidad.

Porque la realidad de una organización y la de una comunidad organizada está representada, precisamente, por esos factores de poder que se equilibran, para que nadie pueda declararse dictador o querer gobernar por sí. Los intereses son los que priman, y lo que hay que defender son los intereses de TODOS los trabajadores.

Gracias compañeros, recuerden el futuro no se adivina, se construye. Por un futuro mejor Diario Peronista.

Guillermo Ravagni & Carlos Ravagni