23 mayo 2015

El justicialismo

El justicialismo ha ofrecido al mundo la enseñanza de que a una tendencia política o doctrinal únicamente se la vence con único procedimiento, el método de la superación.
Por eso, es necesario tener presente que hoy al hombre ya no se lo puede someter a sacrificios, antes se decía que era necesario para el bien del país sacrificar una generación para beneficiar a otra, a otro lugar con ese cuento decía Perón. El camino de la superación solo se logra brindando mayores beneficios a los trabajadores porque son ellos los encargados de engrandecer cada día a nuestra Nación. De aquí parte la gran finalidad del peronismo que es el hombre, para lo cual trabaja en post de su bienestar y felicidad. Levantando sobre el pedestal de los valores materiales, los valores morales,  espirituales, cristianos y humanos. De esta forma el hombre adquiere por nosotros y entre nosotros la estatura que Dios le ha asignado en el concierto universal y puede sentir de nuevo el optimismo  de su eternidad y grandeza.
Es mejor y más conveniente para la vida del estado, volver a las costumbres, al predominio de la paz, el amor, el respeto, la confianza reciproca entre los hombres y el estado. Para conseguirlo, el gobierno ha de luchar con grandes dificultades, por la complejidad de la vida misma, por las pasiones inherentes a la condición humana y porque en definitiva, los idearios políticos son múltiples y contradictorios.

Por este motivo nuestra política es la antítesis de la politiquería. Nosotros queremos que cada argentino conozca el panorama del país, conozca la transparencia de nuestras acciones; que cada argentino este impulsado hacia los objetivos de engrandecer cada día a nuestra Nación. Que cada argentino se interese por las cuestiones públicas como si fuera la de su propia casa. Porque la Patria es la casa grande de todos los hermanos de esta inmensa familia argentina. Como somos una gran familia y de esto debemos tomar conciencia los argentinos, es que la voluntad, el esfuerzo, la dedicación, la perseverancia la tenemos que poner entre todos, porque todos somos participes de la construcción de la gran Argentina. Todos tenemos la obligación de aportar nuestro grano de arena, cada argentino debe producir por lo menos lo que consume.
Nosotros hemos establecido una teoría, en primer lugar no amparamos injusticias de ninguna clase, mucho menos las injusticias obreras. De lo que se trata es de que no haya injusticia. Que cada hombre tenga lo que se merece, por su esfuerzo y dedicación. Que se le dé lo que corresponda, pero no haciendo injusticias. Asegurando la justica es la manera de preservar los valores dentro de nuestra sociedad y es el camino para asegurar la continuidad de nuestro movimiento.
Todas las cosas de la vida es una cuestión de saber ver y prever. Las grandes aspiraciones colectivas han señalado en todas las épocas las sendas mas ciertas y certeras para alcanzar el mejoramiento social, espiritual y material de los pueblos. Es por ello que gobernar significa, ante todo y por sobre todas las cosas, la virtud de saber interpretar  esas aspiraciones a la luz de su compleja raigambre histórica y con una visión acertada de sus proyecciones.

Compañeros, el futuro no se adivina, se construye. Por un Futuro Mejor Diario Peronista 2015.
Por Carlos Ravagni & Guillermo Ravagni