09 mayo 2015

Un pueblo se hace sobre sus esencias... J.D.Perón

Un pueblo no se hace en una hora. Un pueblo se hace sobre sus esencias y sobre sus historias.  Un pueblo avanza cuando todos los elementos que lo constituyen se encuentran coherentemente unidos por una voluntad de realizar en común el destino superior de la construcción de una gran nación. De la misma manera que un pueblo no se hace en una hora, para formar buenos hombres necesitamos no solo la predisposición y voluntad por parte del hombre sino también de la creación y puesto en funcionamiento de nuevos hábitos de vida que le permitirán tener nuevas perspectivas sobre la vida y un mayor discernimiento sobre las decisiones que son más beneficiosas para su vida. Esta nueva manera de ver y de pensar activara en el hombre la sensibilidad y la imaginación que es la base para ver. Ver base para apreciar. Apreciar base para resolver, y resolver base para actuar.

Perón decía que el peronismo no se puede conformar solamente con que el pueblo viva en paz, sino que también viva bien en un ámbito donde el hombre pueda desarrollar todas sus habilidades, aptitudes  y conocimientos. Cuando el hombre, se encuentra en este tipo de ámbito, el hombre puede desafiar cual mudanza en la vida más si se halla armado de una sólida verdad. Esa verdad que hace a los hombres entre otras cosas elevar su autoestima, levantarse por las mañanas y sentir que ese día será un buen día de trabajo y de nuevas oportunidades.

A los hombres se los ha persuadido de la conveniencia de saltar sin gradaciones de un idealismo riguroso a un materialismo utilitario; de la fe a la opinión; de la obediencia a la incondición. Debemos preguntarnos si, al sobrevenir las radicales modificaciones de la vida moderna, se produjeron las oportunas orientaciones llamadas a equilibrar al hombre conmovido por la violenta transición al espíritu colectivo.

Muchos hombres  y líderes espirituales han intentado advertir al mundo del peligro que supone que el hecho no haya tenido un prólogo ni una preparación; de que no se haya adaptado previamente el espíritu humano a lo que había de sobrevenir. El hombre puede desafiar cualquier contingencia, cualquier mudanza, favorable o adversa, si se halla armado de una verdad sólida para toda la vida. Pero si ésta no le ha sido descubierta al compás de los avances materiales, es de temer que no consiga establecer la debida relación entre su yo, medida de todas las cosas, y el mundo circundante, objeto de cambios fundamentales.

Por eso nosotros los peronistas hemos establecido con nuestra política una misión pedagógica que halla su nobleza en la síntesis de la verdad, y su proyección consiste en  un "iluminar", en un llevar al campo visible formas y objetos antes inadvertidas; y, sobre todo, relaciones. Relaciones directas del hombre con su principio, con sus fines, con sus semejantes y con sus realidades mediatas. De los elevados espacios, donde las razones últimas resplandecen, procede la norma que articula al cuerpo social y corrige sus desviaciones.

Compañeros, el futuro no se adivina, se construye, a base de normas y de valores: valores morales, cristianos, espirituales y humanos. Por un FUTURO MEJOR Diario Peronista 2015.
Por Carlos Ravagni & Guillermo Ravagni