11 junio 2015

Peronismo – Sindicalismo – Gobierno – Trabajadores en el pensamiento del General.

Que significa ser peronista? Evita decía que ser peronista es ser leal a Perón, ser leal al movimiento cuyo motor principal está compuesto por trabajadores y sindicatos, los humildes también forman una parte importante dentro de nuestro movimiento debido a que fueron por muchos años rezagados de la sociedad y el peronismo con trabajo, con educación, con cultura y con deporte logro la inclusión de esos miles y millones de argentinos y el otro eslabón es amar a la Patria.

Todos los triunfos realizados y que están en la memoria y en el corazón de los millones de argentinos que somos, son los motivos más que suficientes para seguir embanderando al peronismo, mas allá como muchos dicen que el Peronismo murió en 1974 con Perón, nosotros creemos y estamos convencidos y este el motivo de Diario Peronista, de que la doctrina, el pensamiento y la visión de País a la que aspiraba Perón esa Argentina del Trabajo – Progreso – Desarrollo y Futuro es posible. Tenemos todo y todas las herramientas más que suficientes, simplemente debemos sentarnos a dialogar, a proponer, a debatir y a llegar juntos a un acuerdo entre todos los sectores, esta es la forma y el camino para lograr la unidad dentro de nuestro movimiento, dentro del estado y dentro de la sociedad. Esa unidad en primer término es el primer consejo que nos da el general y es la que nos permitirá dar los primeros pasos hacia nuestras grandes aspiraciones.

Evita decía que solo los mediocres no pueden ver la luz del general y por eso no logran valorarlo, pero el pueblo, los trabajadores son los que han mantenido la antorcha encendida, esta es la razón por la cual a 41 años de su desaparición física sigue en el corazón de cada trabajador, de cada humilde y en cada rincón de nuestro país. En palabras de evita, esto se debe a una simple razón: Perón no solo supo comprender perfectamente bien a su pueblo, sino que también lo amaba profundamente y no tenía mezquinos intereses políticos ni personales solo un único interés servir a la patria y al pueblo. Su misión era y hoy es la misión del Justicialismo hacer cada día más grande a nuestra Nación y lograr que cada trabajador sea cada día más feliz. Además quiero hacer notar que algunos piensan y hacen algunas comparaciones risueñas por no decir profanas entre ciertos caudillos y el general. Pero Perón no es un caudillo, es un conductor, es un líder. Estos piensan que Perón es como uno más de ellos, que puede ser remplazado por otro hombre. Claro que un caudillo puede ser remplazado fácilmente, pero un genio, un conductor jamás.

Este fue el motivo por el cual Perón quiso y logro crear el Partido Justicialista bajo su propio estatuto, sus propias normas, sus propias leyes, con la finalidad de que con el transcurso del tiempo, su doctrina, su forma de ver y de pensar siga presente en generación en generación y para que la Argentina del Trabajo – Progreso – Desarrollo fuera posible. En este proceso todos somos participes y tenemos nuestro grado de responsabilidad hacia el futuro. Los sindicatos que representan la columna vertebral del Peronismo  a nosotros nos pueden gustar o no sus dirigente, pero Perón nos enseño que a estas instituciones tenemos que respetarlas y son sus propios afiliados los que deciden a través de las urnas a su propio conductor y ellos están para defender los intereses de los trabajadores.

Decía el general que de vez en cuando estas organizaciones sindicales están para hacernos mover las estanterías y llamarnos un poco la atención. Pero es de buen conductor ver y preveer estos tipos de acontecimientos y si suceden debemos encontrar lo más rápido posible un punto medio que nos permita lograr el equilibrio que se necesita, para poder seguir creciendo no solo los trabajadores, sino también el propio estado. Recuerdo una anécdota en una reunión que tuvimos con algunos representantes sindicales y trabajadores en que me proponían que modifique la política contra la inflación porque no solo los aumentos eran en vano sino que además el poder adquisitivos de los trabajadores se veía disminuido cada día, obviamente tenían razón las postura de los compañeros y logramos para bien de los trabajadores y de la sociedad ese equilibrio eliminando la inflación. Fue un proceso pero en definitiva logramos esa meta y el resultado se vio notablemente en el nivel de vida de los trabajadores y en su capacidad de ahorro e inversión.

Es un requisito indispensable para un gobierno peronista trabajar paralelamente con los trabajadores y organizaciones sindicales. Siempre el justicialismo trabajo mancomunadamente con la finalidad de cumplir una función social. De esta forma sería difícil abatir a un estado justicialista más si está sustentado en organizaciones sindicales fuertes. Si el pueblo y el gobierno marchan en esta dirección y de acuerdo con esta concepción construirán una fuerza invencible. Pero para que estas organizaciones posean el peso necesario se requiere  que las organizaciones sean gobernadas y mantenidas por los propios dirigentes gremiales. En este contexto existen dentro de las organizaciones sindicales dos peligros con los que hay que terminar y suprimir de cualquier manera: primero, la disensión interna y, segundo, que nadie de afuera meta la mano dentro de los sindicatos. Esta es una cosa fundamental. A veces algunos compañeros me decían que meta mano dentro las organizaciones, algo que no lo hice y no debe hacerse jamás. Esto es una regla de oro, la organización sindical es una organización monolítica, así debe ser. El dueño de la verdad es aquel que trabaja para la organización sindical, para que sea monolítica y pueda seguir representando dentro del país una fuerza de poder.

Hay mucha gente que le gusta hacer rancho aparte, compañeros  en diferentes países  del mundo existen tres o cuatro centrales obreras, eso es como el perro del hortelano, no como él ni deja comer  al amo; ni resuelven su problema, ni resuelven los problemas del país. Muchachos deben comprender que esto no les debe suceder a nuestras organizaciones ni permitir que suceda por una simple y sencilla razón si se dividen, cuando mucho serán un factor de presión. Eso y nada es lo mismo, a muchos gobiernos les conviene disolver este factor de poder. Además deben saber que si ustedes no representan un factor de poder, la organización de la comunidad o la comunidad organizada deja de ser una realidad. Porque la comunidad organizada la que tanto hablamos nosotros está representada precisamente por este factor de poder. Si se divide este factor de poder el que sufrirá las consecuencias serán  sus propios compañeros los trabajadores, porque serán juguetes de las circunstancias y son los que sufrirán las injusticias.

Evita decía hay muchos peronistas que creen que con gritar que son peronistas, ya lo son. Pero nosotros queremos más peronistas en la práctica y en las acciones. Es urgente que insistamos dentro de nuestro movimiento, en la necesidad que tenemos de hacer conocer y amar al pueblo como lo amo Perón, y ustedes verán en el futuro porque es urgente y más en nuestro movimiento, si es que no queremos perder  y malograr esta maravillosa doctrina que nos ha dado Perón.  Si hablo de estas cosas no es porque si, sino porque nos debe preocupar a todos los que queremos profundamente al movimiento y anhelamos que sea un movimiento permanente.

Compañeros debemos comprender que el futuro no se adivina, se construye. Se construye con un plan de gobierno, previendo los acontecimientos futuros, logrando el equilibrio dentro de la sociedad. Un verdadero gobierno, es aquel que gobierna para el porvenir, porque la solución de los problemas  ha de ser objeto de una racionalidad absoluta, sin la cual no son medidas de gobierno sino enmiendas. Por un futuro mejor Diario Peronista 2015.

Por Carlos Ravagni & Guillermo Ravagni