05 julio 2015

A 41 Años…

41 Años, quien diría no, y el peronismo de la gente, de los trabajadores, ese peronismo que nuestros padres y abuelos nos hablaban cuando éramos unos niños, el de la ética, de los valores, de los principios, de la cultura, del trabajo, nos encuentra hoy con un peronismo de una sociedad dividida, fragmentada por anti valores, por tergiversamiento, por sectores que quieren destruirlo, en fin son muchos los motivos que encuentra la comunidad en el peronismo del pasado y presente, con aquel de aquellos años.

El peronismo como todos sabemos fue creado e impulsado por Perón y por los Trabajadores que luchaban por mayor dignidad y bienestar, pero también tiene dos brazos y uno de ellos es el de la solidaridad con los sectores más desprotegidos o marginados de la sociedad. Pero no solo fue la ayuda social o unas cuantas reformas implementadas que lo hizo temible al mundo entero. Sino una serie de características, cualidades, valores y principios que la misma sociedad lo tomo como propio y le puso su propio sello. Ese pequeño remolino generado desde un rincón de la secretaria de trabajo, se convirtió en un gran huracán arrasando todo lo malo que había dentro de nuestra sociedad y dentro del país, dando origen a un renacimiento, cuyo principal participe fue en primer lugar los trabajadores y luego el pueblo en su conjunto. Creando una sociedad trabajadora, culta, profesional, con valores, pero a su vez fue cimentando las bases para la construcción de la Gran Argentina que todos aspiramos, la Argentina del Trabajo, Progreso, Desarrollo y Futuro.

No hablamos de historia, simplemente debemos reconocer que hay una guía, un camino, que debemos tomar los Argentinos, para seguir creciendo como país, como comunidad, como ser humano y con la finalidad de ser cada día mejor, no mejor que nuestros hermanos sino mejor de lo que éramos ayer. Es verdad que los tiempos son otros, el escenario político, económico, financiero también, pero también es verdad que tenemos los ingredientes principales para construir esa Gran Argentina. Tenemos la guía, el mapa o el plano como quieran llamarlo y la fuerza política necesaria para llevar este país hacia adelante.

Pero para poder seguir hacia adelante, hoy los peronistas debemos reconocer nuestros propios errores y aciertos, debemos dejar a un lado nuestras diferencias, debemos dejar de tirarnos piedras entre nosotros, porque todos somos y fuimos participes de los errores y aciertos pasados y presentes. Esto es lo que sucede hoy en la actualidad. Parece que hoy nadie quiere agarrar el libreto, ver lo que dice y lo que estableció Perón. El libreto dice, en primer lugar Unidad, luego sigue la Solidaridad y la Organización, estos son los tres Valores fundamentales que el fundador del movimiento el General Perón estableció para poder vencer al tiempo y construir el poder suficiente para llevar esta gran empresa hacia los grandes objetivos que tiene la sociedad, que son en primer lugar progresar, llevar una vida digna y poder disfrutar de los placeres de la vida, pero a base de valores y principios, con esfuerzo, voluntad pero sin sacrificios. Decía el general “Que la tierra no pertenezca jamás a los que quieren especular con ella, sino al que procure arrancarle riquezas, para hacer más prospera, más grande y más hermosa nuestra patria”.

Hoy el peronismo debe dejar a un lado el caudillismo político, ver lo que decía Perón y ver lo que quiere la sociedad. Perón nos enseño y nos inculco que al pueblo no se le debe decir, ni exigir a quien tiene que votar, eso es primer término anti ético, anti democrático y anti peronista. También nos dijo que al pueblo siempre hay que hablarle con sinceridad, honestidad y con la verdad. A la sociedad hay que mostrarles los diferentes escenarios, cuales son las oportunidades que tiene el país y las amenazas con las que debe enfrentar la sociedad si se toma tal o tal camino. Para esto es necesario establecer unas series de debates, debates políticos, económicos, doctrinarios, financieros, ideológicos porque es parte de la construcción.
Perón nos decía, que Nosotros solo debemos hacer nuestro trabajo de la mejor manera posible, para el beneficio del pueblo y de la construcción de esta gran empresa y el pueblo sabrá reconocer lo que hicimos por ellos, si es que hicimos las cosas correctas, el pueblo nos brindara su apoyo para que sigamos por ese camino, de lo contrario tenemos que reconocer y corregir los errores.

Y si por esas casualidades la sociedad decide tomar otro camino nosotros estamos para respetar su decisión, luego guiarla, aconsejarla, acompañarla, capacitarlas, dales todas las herramientas necesarias, pero recién soltarle la mano, cuando vemos que las personas reúnen todas las condiciones más que necesarias para poder desenvolverse en este nuevo mundo. Estos son los valores y principios establecidos por Perón. Esta es la sociedad Peronista. “Siempre dije que este país estaba enfermo, enfermo de pequeñas cosas y yo la quería enfermar de grandes cosas. Porque los timoratos, los pobres de espíritus, los cortos de vistas, los mediocres prefieren siempre los pequeños proyectos. Las naciones como las nuestras con grandes aspiraciones e ilusiones, deben tener siempre grandes planes. Nada grande puede hacerse proyectando pequeñeces, Juan Perón”.

Compañeros el futuro no se adivina, se construye. Por un futuro mejor Diario Peronista 2015.
Por Calos Ravagni & Guillermo Ravagni