27 septiembre 2015

Clases de tratos y modalidades que debe tener un peronista hacia el pueblo o hacia otro compañero PERONISTA…

El ejemplo de Perón y de Evita: La generosidad, amabilidad, la paciencia, el respeto y el buen juicio fueron parte del carácter y de la personalidad de ambos, hacia el pueblo, hacia los trabajadores, hacia los compañeros y hacia los traidores, digna de verdaderos cristianos y peronistas.

Personalidades digna de imitar y de transmitir esas cualidades al prójimo y a las futuras generaciones. Muchos que se dicen peronista, piensan que cuando ocupan un cargo político o un puesto estatal, o de cualquier institución u organización, piensan que ellos son los jefes, pero es el pueblo es el que manda, ellos son solo representantes que han sido asignados a ese lugar para tratar con el pueblo y resolver los problemas del pueblo y que deberían tener por lo menos las cualidades peronistas. Esto lo sabía perfectamente el General, pero a diferencias de los de hoy, Perón y Evita trataban a los peronistas y al pueblo con amor, porque siempre se pusieron, a la hora de atender o tratar de solucionar los problemas, en el lugar del otro, cumpliendo con las sagradas escrituras, ama y trata a tu prójimo como a ti mismo.
Tanto cuando Perón ocupaba el puesto de la Secretaria de Trabajo, como el cargo de Presidente de la Nación o cuando estuvo exiliado, trato a TODOS por igual y con las cualidades transmitidas por Jesucristo.

Cuando a Perón lo iban a visitar de manera imprevista el los atendía, nunca mando a decir que no estaba o que no lo podía atender. Y si en aquellos años existía el celular les aseguro que el atendería una llamada desconocida. Porque Perón era una persona con valores y cualidades humanas, cristianas y peronistas.
Compañeros, Perón entraba a las 06:30hs de la mañana a trabajar y salía a la noche, era el primero y el ultimo en irse y si tenía que atender a miles de compañeros o desconocidos lo hacía. ¿Saben porque?, porque comprendía perfectamente el sacrificio que hizo esa persona para llegar hasta el, y porque comprendía que por algo le pasaba, que algún problema tenia, porque de lo contrario no iba a estar ahí, iba estar con su familia o trabajando. Perón no solo sabía la realidad de su pueblo sino que también la comprendía perfectamente.

Por eso, con Perón y Evita no había protocolo, ni burocracia para lo urgente, ni para un compañero, ni para un desconocido. Ellos con sus ejemplos dejaron asentado como se debe tratar a las personas. En Primer lugar se los recibe, en segundo lugar se delega tratando por todos los medios de resolver ese problema del compañero en el día. Ojo delegar y resolver no significa anda habla con tal, acá tenés la dirección o acá tenes el teléfono, que siempre te da el contestador o está apagado y fíjate si te puede atender o pedile una audiencia, audiencia que te la van a dar claro, pero recién dentro de 30 a 60 días con la escusa de que hay protocolos que seguir y el problema del compañero que lo lleve el viento por no decir otra cosa. A diferencia de los de hoy, Perón sabía distinguir perfectamente lo importante de lo urgente.

Para Perón delegar significa decirle al compañero aguarde por favor, voy hablar con tal Persona, para que lo reciba ahora mismo, Compañero vaya a esta dirección hable con esta persona que lo va atender porque yo ya hable con él, plantéele su situación y él tratara de resolver lo mas antes posible su problema porque es el encargado de resolver los problemas de este tipo de situaciones. Ese compañero volvía a su casa contento porque recibió un buen trato, más allá si se le pudo o no resolver su problema.

Recalco con Perón y Evita no había protocolo, ni burocracia para lo urgente, ni para un compañero, ni para un desconocido y esto lo debe saber e implementar todos aquellos que se dicen hoy Peronista, porque ser peronista no es solo para el día de elecciones, son todos los días y se empieza siendo amables y cordiales con todos, no solo con el compañero militante o el conocido de toda la vida, porque esa persona si va hablar bien de usted, sino que también tiene que hablar bien aquel desconocido que vino de la Quiaca, sin saber uno, que vino desde tan lejos.

Hay que eliminar la burocracia, porque burocracia es sinónimo de haraganería, no puede ser que para caminar diez pasos y buscar un expedienteo firmar unos papeles te digan veni dentro de 15 días va a estar desarchivado o firmado tus papeles, sabiendo que lleva tan solo 2 o 5 minutos, eso dos o cinco minutos lo máximo, representa mucho para el compañero, porque tiene que dejar de trabajar medio día y eso representa para el compañero la comida del día de su familia. Hoy parece que el que está del otro lado no le importa el sacrificio que tuvo que hacer esa persona para llegar hasta allí y ser atendido. Hermano vos no sos peronista y eso no es peronismo.

También hoy muchos dicen que sus gobiernos cumplen o voy a cumplir o seguir cumpliendo con las banderas peronistas la independencia económica, soberanía política, para estas personas o “dirigentes” con esto ya está, con esto soy peronista. Ellos no saben o fijen no saberlo que esto es tan solo una pequeña parte, que es importante si, pero lo más importante son nuestros grandes emblemas que son: Dios, la Patria que somos todos y la justicia social, la misión de estos tres grandes emblemas juntos es hacer del hombre argentino una mejor persona cada día, en cuanto a volares, en cuanto a lo espiritual y humano y cristiano. Para esto, se parte del YO, y NO del otro, ser peronista no es solo decirlo, es demostrarlo con nuestros propios ejemplos que somos dignos de llevar la insignia Peronista y se empieza con lo más sencillo que hay el buen trato y no lavarse las manos compañeros.

Empecemos y sigamos demostrándole al pueblo, COMO es SER y COMO PROCEDE un verdadero peronista. Los ejemplos de Perón y Evita que fueron nuestros predicadores y realizadores lo tenemos. Hoy es una cuestión de actitud, de valores y de cualidades. Que hay que ir desarrollándola cada día.

Compañeros construyamos juntos un futuro mejor. El Futuro no se adivina, se construye. Por un futuro mejor Diario Peronista.
Por Carlos Ravagni & Guillermo Ravagni