20 septiembre 2015

Mi único heredero es el Pueblo, Juan Perón

Ante todo la fe en nosotros mismos y en nuestra propia capacidad nos permitirá crear ese futuro brillante que todos aspiramos. Donde cada argentino debe contribuir desde su lugar para la construcción de la gran Argentina, la Argentina del TRABAJO, PROGRESO, DESARROLLO Y FUTURO. Cuando hablamos de contribución no solo nos referimos desde el punto de vista económico, sino también cultural, porque la cultura también es lo que hace grande a una Nación.

En esto el rol del ciudadano es sumamente importante, porque cada ciudadano debe saber qué tipo de país contribuirá a construir y debe poder establecer una relación entre sus esfuerzos y sus realizaciones. Todos deben tener la certeza de que trabajan por la felicidad del pueblo, la grandeza de la Nación y no en beneficio de algunas minorías. Porque cuando el estado abandona su dirección racional de su política social, cualquiera que ella sea, estamos frente, sin duda, a un desgobierno, y a la disociación paulatina y progresiva de las fuerzas  productoras de la Nación.

Esto se genera cuando el estado en gran parte se desentiende de los problemas sociales, culturales de su pueblo, para solucionar superficialmente los conflictos y problemas parciales. Es así, que el panorama de la política ya sea social, económico, cultural representa una serie de enmiendas, dejando el resto de las situaciones sin soluciones. Es por eso que la sociedad dice basta de aspirina y parches y dediquémonos a resolver y arrancar los problemas de la raíz. Todos sabemos que cualquier  tipo de conflicto encierra una perturbación social de repercusión inmediata en la economía  y bienestares generales y es función del gobierno evitarlo en lo posible, o resolverlo con celeridad, energía y justicia.Siempre, insistimos en recomendar la posición de equilibrio y comprensión entre los sectores involucrados. En ocasiones la función del estado es, orientar, aconsejar y en otras hacer cumplir lo que mejor resulte para el bienestar de la comunidad, suprimiendo todo tipo de lucha entre clases. En esto los dirigentes representan un factor fundamental, su política siempre debe prevalecer el equilibrio.

Más allá de que en nuestras manos está el poder de decisión para señalar el camino o el modelo de país que queramos.  A nosotros el general nos ha dejado una guía por donde debemos transitar, esa guía esta para facilitar y ordenar las tareas y prevenirnos de ciertos peligros. Es una guía de respeto, de amor, de paz, de valores, de trabajo, de esfuerzo, de voluntad, es una guía que nos enseña a ser una mejor persona cada día, no mejor que el otro sino mejor de lo que éramos ayer, esa es la misión. Y Evitar en todo momento la inútil y suicida destrucción de valores y energía por parte de la sociedad principalmente los jóvenes.

Tenemos las herramientas para combatir a los verdaderos enemigos sociales, representados por la falsa política, los falsos apóstoles que se introducen para medrar con el engaño y la traición y las fuerzas ocultas de perturbación.

Compañeros en nuestras manos esta  construir un futuro mejor. El futuro no se adivina, se construye. Por un futuro mejor Diario Peronista.

Por Carlos Ravagni & Guillermo Ravagni