17 octubre 2015

A 70 años de la histórica gesta del Gobierno del Pueblo por y para el pueblo argentino.

El 17 de octubre del 45 fue el día que los trabajadores, junto al pueblo decidieron gestar definitivamente un cambio de paradigma en la sociedad, principalmente en la manera de ver, proceder y de hacer.

El 17 de Octubre de 1945 la semilla dio su fruto dijo el general, fue el día de punto de inflexión en mi vida, en la vida de los trabajadores y en la del país. Ese día triunfo la nueva orientación, trastrueca las bases de la sociedad, los conceptos cambiaron, lo que antes era malo paso a ser bueno y viceversa, cambio las aspiraciones de la época, la perspectiva ulterior de la colectividad, a esto yo le llamo una verdadera revolución social. Pero también siempre les recordé a todos que la revolución empezó el día que asumí la secretaría de trabajo y previsión, a partir de allí empecé a sembrar en los trabajadores la semilla de la organización, del progreso, del bienestar, de futuro y que una nueva vida puede ser posible para ellos, pero que dependía exclusivamente de ellos mismos, solo ustedes los trabajadores pueden salvarse, nadie lo hará por ustedes, siempre les dije eso.

Hoy a 70 años, al igual que ayer, todos los argentinos, debemos comenzar a pensar seriamente en el porvenir de nuestro país, porque hoy la sociedad piensa en su bienestar, ya no aguanta ni la injusticia ni la miseria. El futuro de nuestro país no depende de lo que cada uno sea partidario, seamos consientes de esto, sino de las necesidades inevitables de la situación actual. Los tiempos que vivimos son definitorios de nuestros destinos, porque si quedamos rezagados en la evolución o retrasados en el desarrollo que es consubstancial con el tiempo, no podremos pretender otro futuro que el que merecen los retardados.

Es por eso que el 17 de octubre no solo debe ser una fecha de festejo para todos los argentinos, sino que también debe ser un día de inflexión para los dirigentes justicialistas, de demostrar con su ejemplo el camino que debemos seguir, como lo hizo Perón para el bien de los trabajadores y de toda la sociedad. El Justicialismo ha dejado de ser la causa de un hombre para ser la causa del pueblo, y por ella sí valdría la pena darlo todo, incluso la vida. Porque de algo estoy perfectamente seguro y les recuerdo a los indignos farsantes que este pueblo no engaña a quien no lo traiciona, decía el general. Este es el motivo principal por lo cual la sociedad lo sigue recordando como una excelente persona y como un excelente Presidente.
También Hoy es un día para recordar viejos preceptos, que hoy deberán estar mas vigentes que nunca. Compañeros si nosotros no nos organizamos, no nos capacitamos y no logramos la unión que debemos tener, perderemos todo tipo de fuerza. Estos preceptos son indispensables tanto en la vida de las organizaciones obreras, como en la vida del peronismo. Es por eso que nuestra misión consiste en seguir edificando el justicialismo, el justicialismo del trabajo, progreso, desarrollo y futuro. Para ello les dejo a mi hija predilecta, mi Doctrina.

Compañeros, el futuro no se adivina, se construye. Por un futuro mejor Diario Peronista 2015
Feliz Día de la Lealtad a todos los PERONISTAS

Por Carlos Ravagni & Guillermo Ravagni