07 diciembre 2015

Un nuevo horizonte...

Un nuevo horizonte, un nuevo camino es posible, solo depende de nosotros. Hoy necesitamos pensar nuevamente, para empezar a construir sobre lo construido pero a base de amor, respeto y de valores, esa gran Argentina que todos los Peronistas y que la mayoría de los argentinos aspiramos, la Argentina del Trabajo, Progreso, Desarrollo y Futuro. Perón decía que las luchas entre el capital y el trabajo son siempre destructivas y no hay ganancias en ellas ni para una parte ni para la otra.

Por eso nosotros los peronistas tenemos una posición y una gran misión frente a estas determinadas situaciones, como queremos una Argentina Constructiva, sumamos un tercer factor que es indispensable en estas situaciones, que es de una colaboración y de un servicio permanente a esos intereses representados por el trabajo o representado por las fuerzas directivas del trabajo, o por el capital que financia ese trabajo. Ese factor es el Estado, el Estado al servicio de esas dos fuerzas, para protegerlas, ayudarlas y posibilitarlas. Es verdad que a partir del 10 de diciembre el justicialismo estará desde el punto de vista del poder en la vereda del frente, pero está y estará siempre en la misma vereda del pueblo, pero no para poner trabas en el camino, sino para ayudar a construir y a edificar la gran Argentina. Este es el legado peronista, defender lo que está bien logrado, y ayudar a mejorar aquellas cosas que son necesarias mejorarlas para el futuro de todos los argentinos.

Los argentinos y principalmente los dirigentes sean peronistas o no, todos debemos ponernos a pensar y principalmente a realizar una autocritica porque desde el advenimiento de la democracia se han encargado de destruir, construir y reconstruir a nuestra querida Argentina. Es hora que tomemos juntos una receta nueva, pero solo con palabras de mejoramiento. Hoy el país necesita acelerar su marcha y tenemos también que acelerar la formación de la Gran Argentina; esa Argentina con la que soñamos todos, en la que se hable menos y se haga más. Que sea una Argentina más justa y más libre, porque no se puede hablar de libertad, ni de justicia, mientras haya en nuestro territorio hombres que ganen menos del salario mínimo vital y móvil; y mucho menos cuando hay niños viviendo en situaciones de extrema pobreza en un país tan rico como el nuestro. Estos niños no llegan a las dos porciones de comidas diarias, que son indispensables para su buen crecimiento y desarrollo.

Cada una de las situaciones y reformas que le ha tocado encarar al peronismo siempre lo ha hecho por el método real, porque si lo hubiese querido realizar por el método ideal, todavía lo estarían planificando, nos es que estamos queriendo justificar a nadie, porque tambien debemos hacernos nuestra propia auticritica, pero este es el motivo por el cual existe errores que son necesarios corregirlos.

Pero es hora que no ocurra siempre la misma historia, que los únicos perjudicados sean los trabajadores y los niños, es indispensable poner en marcha y en practica lo más ante posible el consejo del general Perón que era y es la creación y fortificación de las organizaciones del pueblo, para que con el tiempo las organizaciones sean solidas y poderosas. Esto decía el General al respecto, ¿Por qué queremos organizaciones poderosas? Vean señores; el mundo ha estado organizado a través de muchos siglos en el sistema capitalista, que ha esclavizado a millones de personas. No han sido capitalistas los que salían a luchar, ellos eran débiles; los fuertes eran los organismos que ellos habían creado. Entonces ¿Por qué el pueblo no se va organizar también de la misma forma, no para imponer la injusticia, sino para imponer la justicia al servicio del Pueblo? Cada siglo tiene su propia conquista y el nuestro deberá ser la justicia al servicio del Pueblo.

Esta es nuestra materia pendiente. Entonces Compañeros no adivinemos el futuro, porque el futuro no se adivina, el futuro se construye. Construyamos juntos un futuro mejor, Diario Peronista.

Por Carlos Ravagni & Guillermo Ravagni