16 abril 2017

Perón creó un pensamiento y una realidad cultural...

Perón creó un pensamiento y una realidad cultural que terminó siendo la más fuerte identidad colectiva del pueblo argentino. Un pensamiento y accionar basado exclusivamente en valores morales, cristianos y humanos. Un gobierno basado en un principio, bajo los preceptos de Dios. Que luego con el transcurso del tiempo y los sucesivos gobiernos fueron saliéndose de esa esencia, llevando a la sociedad y al que hacer de la política hacia un libertinaje.

El peronismo le brindo a la clase trabajadora un sentido a su vida, paso de ser la clase esclavizada y explotada por una oligarquía predominante, a ser la clase privilegiada en cierto sentido. Lo que hizo el general fue poner las cosas en orden, organizar a la sociedad y brindarle mayor protagonismo a la clase trabajadora, capacitándolos y educándolos, para que sean hombres honestos, cultos, trabajadores, hombres de bien, hombres que puedan brindarle al país, mas allá de su trabajo, valor cultural a nuestra nación.
Perón con sus acciones forjó en la clase trabajadora un sentido de pertenencia, que hasta el día de hoy sigue arraigado en todos los rincones del país. Esta es una gran ventaja que posee el justicialismo, frente a sus adversarios políticos. Es por eso que hoy el justicialismo para poder reencauzar este gran capital humano debe resurgir como el Ave Fénix pero bajo las esencias principalmente, de la ética, de los valores morales, cristianos y humanos.

Durante años le hicieron mucho daño al justicialismo, usurparon su identidad para construir su poder y a expensas del justicialismo realizaron todo tipo de actos desde lo ilícito hasta lo inmoral. Hoy el justicialismo debe retomar fuerzas, analizar, realizar ese debate pendiente que lleva décadas sin realizarse, disipar diferencias, entre otras cosas, para poder encaminar a nuestra sociedad y a nuestros compañeros, por el sendero del amor, de la armonía, del trabajo, progreso, desarrollo y futuro.

Tenemos una cosa pendiente que es la unidad y la organización. Estos dos valores fundamentales que el fundador de nuestro movimiento, estableció para construir el poder y para que nadie pueda pisotear, lo que hemos logrado y construido a base de esfuerzo, lucha y voluntad. Siempre la construcción de ese  poder, es para poder para construir, aportando desde el lugar que nos toca estar todo lo necesario para el fortalecimiento de nuestra democracia y para la edificación de esta gran Argentina que todos soñamos y aspiramos. La Argentina del Trabajo – Progreso – Desarrollo y Futuro.

Obviamente que en ocasiones como las que nos toca vivir hoy en día, tenemos que ser opositores, pero no para poner palos en la rueda, sino mas bien, una oposición constructiva para decir al gobierno, STOP, antes de avanzar, explica cómo solucionaremos de manera urgente la situación de estos millones de argentinos que se encuentran en situación de pobreza, desempleo y que combate día a día el problema más urgente que es la inflación. Pero recordándole siempre que cuando el gobierno necesita de nuestro grano de arena ahí estamos dando nuestro apoyo siempre y cuando sea para el bien de la Patria.

Hoy el justicialismo está dividido en diferentes bandos. Perón siempre fue muy claro en esto, nosotros no somos, ni sectarios, ni excluyentes, siempre buscamos el equilibrio de cada situación ese es nuestro concepto. Ese equilibrio que lleva a la paz, armonía, tranquilidad y a la felicidad de todos los argentinos. “Todo en su medida y armoniosamente”.

Compañeros busquemos ese equilibro, el mismo nos llevara a la unidad y a la organización del justicialismo. Solo así podremos aportar para la construcción de esta gran Argentina. Porque el futuro no se adivina, el futuro se construye. Por un futuro mejor Diario Peronista.

Por Carlos Ravagni & Guillermo Ravagni