10 julio 2017

Hacia donde vamos como sociedad?

La sociedad ha cambiado, hoy  es un tema de fondo que requiere de un gran análisis. En esta última década mucho se ha hablado y también aplicado políticas a favor de los derechos humanos, de igualdad de género, de política de inclusión social. Pero si comparamos el gobierno de la ultima década con el primer gobierno del general hay una gran diferencia, porque para el General primero estaba Dios, después el hombre es decir que las políticas eran envase a la doctrina cristiana, por eso se estableció que “El justicialismo es una nueva filosofía de la vida, simple, práctica, popular, profundamente cristiana y profundamente humanista.” Una sociedad con valores, se sabía hacia donde se dirigía, valor cultural, respeto a Dios, respeto al prójimo y había respeto hacia las instituciones.

Llevar a la sociedad hacia un conformismo y hacia un libertinaje no es bueno, porque te salís de la senda de los valores y tarde o temprano se paga las consecuencias de estas acciones. El problema de fondo es que la sociedad piensa que con estas acciones se estaba haciendo un bien a la sociedad, lo único que se logro con esto fue mayor pobreza y se perdieron dos generaciones de argentinos en el país. Hoy es indispensable recuperarlas para poder encauzarla en la sociedad, en el mundo laboral, profesional y cristiano. Porque todos se dicen que son Cristianos pero ninguno respeta sus normas, reglas o preceptos.

Si retomamos al tiempo cuando gobernaba el general, Perón al trabajador no solo le brindo dignidad, sino que tenía una meta bien clara, crear una sociedad única con valores cristianos, morales y humanos. Pero a su vez lo que se buscaba y en una primera instancia se logro, que el trabajador, el peón, sea además de un hombre culto, se convierta en un trabajador profesional en su rubro.   Esa cadena se rompió hoy es necesario establecer hacia dónde vamos y hacia donde queremos ir, que es lo que queremos y buscamos para nosotros, para nuestros hijos y para nuestra futuras generaciones de argentinos. Esto no es una utopía como muchos piensan, porque lo que avanza es la tecnología, no la inmoralidad, la falta de respeto.

Qué País queremos? El JUSTICIALISMO quiere un país, una sociedad con valores, que se respetar a Dios significa respetar sus reglas, respetar al próximo y a las instituciones significa fortalecer nuestra democracia. El justicialismo quiere una república donde los 3 poderes se respeten y sean totalmente independientes. Buscamos y queremos el fortalecimiento de la democracia, pero bajo la norma de que todos respetemos la ley de ORO,  que establece que el derecho de uno termina donde comienza el del otro. Y no que vengan y diga yo en mi casa hago lo que quiero sin importar si estoy afectando esta regla.

El despilfarró, la inmoralidad, la corrupción, la falta de respeto eso se tiene que TERMINAR, para el bien de todos, para el bien de la Argentina, CAIGA QUIEN CAIGA. Este es el primer paso, los gobiernos, municipales, provinciales, las autoridades competentes, la justicia deben tomar carta en el asunto. Y no por cuestiones de que puedo llegar a perder el poder hacer la vista gorda. Cuál es el ejemplo que queremos imponer en la sociedad?. La sociedad sabe que son pocos los grandes empresarios que logran en poco tiempo incrementar su patrimonio, esto no es criticar, pero en nuestro país, es al revés, incrementan rápidamente los políticos su patrimonio y por último los empresarios, que son los que generan los puestos de trabajo y son juntos con los trabajadores las piezas principales para poner en marcha un país.

Hoy para poder salir de esta situación se debe declarar al país en emergencia social, sanitaria y económica, porque tenemos más de 30 % de los argentinos sometidos en la pobreza, ni hablar del índice de pobreza estructural que es mucho mayor aun. De la misma manera que se está combatiendo al Narcotráfico, hoy se debe salir a combatir inmediatamente el desempleo y la pobreza. De esta forma encolumnaremos a todos, con la ayuda y colaboración de todos, ONG, Militares, Gendarmes, Policías y demás instituciones.

El futuro de los argentinos, de los niños, está por encima de cualquiera y de cualquier grieta que haya o que haya existido en nuestro país. Compañeros el futuro no se adivina, se construye, no adivinemos el futuro, avancemos hacia el progreso, desarrollo y futuro. EL país nos necesita para construir esta gran Argentina a la que todos aspiramos. Diario Peronista

Por Carlos Ravagni & Guillermo Ravagni