Marcha Peronista

LOS MUCHACHOS PERONISTAS
Los muchachos peronistas Todos unidos triunfaremos Y como siempre daremos Un grito de corazón:
¡VIVA PERON! ¡VIVA PERON!
Por ese gran argentino Que se supo conquistar A la gran masa del pueblo Combatiendo al capital
Perón, Perón, qué grande sos, Mi General, cuánto valés, Perón, Perón, gran conductor Sos el primer trabajador.
Con los principios sociales Que Perón ha establecido El pueblo entero está unido Y grita de corazón:
¡VIVA PERON! ¡VIVA PERON!
Por ese gran argentino Que trabaja sin cesar Para que reine en el pueblo El amor y la igualdad.
Perón, Perón, qué grande sos, Mi General, cuánto valés, Perón, Perón, gran conductor Sos el primer trabajador.
Imitemos el ejemplo De este varón argentino Y siguiendo el camino Gritemos de corazón:
¡VIVA PERON! ¡VIVA PERON!
Porque la Argentina grande Con que San Martín soñó Es la realidad efectiva Que debemos a Perón.
Perón, Perón, qué grande sos, Mi General, cuánto valés, Perón, Perón, gran conductor Sos el primer trabajador.

Prologo

Al reflexionar sobre la tarea de escribir este prólogo constatamos el reto que representa exponer el Pensamiento Peronista

Nosotros respetamos a todos los Presidentes y Gobernadores Peronistas porque comprendemos que cada uno de ellos gobernó y gobierna en periodos y épocas distintas, donde supo y sabe responder el desafío central de la historia y tiempo que le toca vivir...


El contenido de este site condesa en un trabajo de investigación y de un diálogo sistemático. La fuente fundamental ha sido la creatividad y estímulo intelectual de las diversas fuentes que nos fueron formando a lo largo de los últimos años.

Estamos convencidos que este Blog, tiene una enorme importancia cultural y política.

Una visión estratégica es inseparable de un liderazgo político capaz de transformarla en acción. No puede existir una estrategia acertada sino es a partir de un diagnostico correcto de la situación que se pretende modificar.

Muchas de las ideas expuestas han surgido de diferentes diálogos y de distintos seminarios.

Por Carlos Ravagni y Guillermo Ravagni